opinion cañameroJuan Manuel Cañamero

Escritor


Mi amigo Fernando Molina Alen, grande como persona y como amante de nuestra querida Mérida al tiempo que concejal del Partido Popular, se ha dedicado tiempo atrás a servirnos a través de las redes sociales exquisitos menús todos ellos elaborados con verduras y hortalizas. A uno, hablo de mí, que todas las dietas que ha hecho en su vida solo le han servido para ganar más peso por el denominado efecto rebote, le picaba le curiosidad de que la dieta de Fernando estuviese compuesta solo de verde, sin chicha que se pegase al riñón, por lo que le pregunté por Facebook si estaba a régimen, más que nada porque no fuera nada concerniente a la salud. Él no tardó en contestarme que no, que no estaba a dieta ni nada que se le pareciera, solo que aprovechaba los productos de temporada para comer. Mejor así. Tranquilo me quedo.

Los que sí quieren poner a dieta las arcas del Ayuntamiento son Rodríguez Osuna y Fernández Vara. Resulta que la Junta, con la connivencia del alcalde, espera poder no pagar cerca de 700.000 euros por el IBI (catastro) de los inmuebles sanitarios, argumentando que con ese dinero se prestará un mejor servicio a los ciudadanos, aunque sin especificar si esa mejora en el funcionamiento de la sanidad pública sería o no para los emeritenses. Argumenta el presidente que José Antonio Monago, ex presidente de la Junta y líder del PP en la región, dejó infinidad que facturas sin pagar. Esto no lo puedo ni lo debo poner en duda porque Monago fue siempre un manirroto. Pero lo que no se puede hacer es detraer  dinero que es de todos los ciudadanos de Mérida o de aquellos lugares en donde la Junta tenga que pagar el IBI porque los presupuestos municipales ya van bastante ajustados y de difícil manera se van a poder poner en marcha todos los proyectos que anunciaba hace ahora un año el todavía candidato socialista Rodríguez Osuna, el primero de los cuales la creación de empleo.

Es cuando menos sospechoso que el alcalde haya estado silente en toda esta cuestión. ¿Qué hubiese sucedido si la Junta en lugar de estar gobernada por el PSOE lo hubiera estado por el PP? Ya me veo a Osuna agitando a la Plataforma Mérida no se Vende para salir a las calles. Por cierto, esta plataforma está muy calladita desde que se aprobase en pleno la moción sobre el AVE y asuntos hay y ha habido como para salir públicamente y dar su opinión. Mucho me temo que aquí hay gato encerrado o que la citada plataforma solo está pendiente de asuntos que puedan favorecer a los socialistas, perdiendo así toda credibilidad e imparcialidad.

Hablando de la no dieta de Fernando Molina Alen y con el pretexto de la Capitalidad Iberoamericana de la Cultura Gastronómica, se han pasado cuatro meses de este año que iba a ser tan especial y sin embargo no se ha hecho nada de renombre internacional como es lo que tiene que ser en distinciones de este tipo. Me cuesta criticar al delegado municipal de Turismo, Pedro Blas Vadillo, pero excepto algunos restaurantes que se suben al carro de la tapa saludable y poco más, falta la implicación de todos los vecinos en actividades abiertas así como la participación de los países iberoamericanos. Recuerdo que hace unos meses mi querida Isabel Mijares me dijo que la Capitalidad era un gran acontecimiento por las muchas cosas que se harían y las semanas culturales y gastronómicas que tendrían lugar en Mérida. Yo echo en falta todo eso, aunque reconozco que los tocinitos de cielo estaban deliciosos.

Rodríguez Osuna me puede contestar diciendo que hemos tenido la mejor Semana Santa de la última década y no seré yo quien le discuta el número de turistas que nos han visitado, colgándose, incluso, el cartel de lleno en los hoteles, pero no se dan reuniones entre gobierno y oposición para colaborar juntos porque cuatro ojos ven más que dos, ya que el alcalde se niega en rotundo a aunar esfuerzos, lo que resulta un craso error para Mérida y sus vecinos. ¿Por qué no se ha hecho, por ejemplo, una semana dedicada a los productos de la huerta extremeña? Fernando hubiese dado muchas ideas y la participación de los emeritenses no habría sido tan cara. Queremos dejar de cobrar 700.000 euros a la Junta y no nos rascamos el bolsillo por actos que redundan en el beneficio de los ciudadanos y de la economía local. En fin, que me quedo con la no dieta de mi amigo Fernando Molina Alen por su originalidad y oportunidad e invito al señor Osuna que se deje de hablar tanto y haga algo, aunque sea poco, pero algo, porque hasta ahora solo nos hemos empachado de mítines rojeras y poco más. He dicho.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.