Cristina Martín Sánchez

Concejala del grupo Municipal de  Ciudadanos en el Ayuntamiento de Mérida


Debido a la situación actual en el que se encuentra nuestro país y la mayoría del planeta, no me gustaría verme en la piel de los responsables educativos y sanitarios en estos momentos. El coronavirus, probablemente sea el peor escenario al que se hayan enfrentado tanto unos como otros en muchos años. Pero cuando en junio se levantó el Estado de Alarma, parecía que septiembre se veía demasiado lejos. Se suponía que había tiempo suficiente para cambiar la metodología y la gestión de la pandemia, y que el factor sorpresa ya no sería la excusa, pero no ha sido así. Durante el verano, el nivel de contagio ha vuelto a adquirir unos niveles desproporcionados y, lejos de descender, no han parado de aparecer nuevos brotes por toda la geografía española.

Llegados a este punto, no queda más remedio que intentar seguir con una vida «normal’’, dentro de lo que la nueva situación nos permite. La educación, pilar fundamental de una sociedad democrática como es en la que vivimos, debe ser siempre prioridad para los gobiernos tanto nacionales como autonómicos, pero desgraciadamente, no es siempre la prioridad, y aún a escasos días de retomar las clases, no hay medidas específicas para los diferentes centros educativos, mientras que ha habido más preocupación por el horario de terrazas, o el aforo en los espectáculos. Extremadura cuenta con factores específicos muy distintos a los de otras regiones españolas. Si hay algo que nos distingue es la despoblación y la dispersión geográfica. Un colegio de un pueblo pequeño del Jerte o de Las Hurdes, con menos de cien alumnos, no tiene nada que ver con otro de una gran ciudad como Cáceres o Badajoz donde se supera el millar. Desde el gobierno central se escudan en que no puede imponer medidas especializadas para todas las Comunidades, pasando a ser asunto del gobierno autonómico, el cual, en este sentido, tampoco se ha tomado molestias para paliar el problema. Dicho esto, me pregunto cuál es entonces la utilidad de un ministerio de educación, una ministra de educación, una secretaria de estado para la educación, un subsecretario de educación, una directora general de educación, un subdirector de educación, asesores, secretarias, técnicos, edificios, chóferes, escoltas, delegaciones provinciales, etcétera…

Por otro lado, y retomando el tema del aforo en los espectáculos y las medidas de seguridad tomadas en los mismos, la nota está lejos de ser un aprobado en los distintos eventos que se han sucedido durante el verano en nuestra ciudad. Son muchas las quejas que han llegado por parte de los asistentes al Festival de Teatro Clásico, en el cual te aseguraban las medidas de seguridad al comprar la entrada, pero para la sorpresa del espectador los asientos tanto cercanos como propios, estaban ocupados. En la zona más baja del anfiteatro se había vendido el 100% del aforo, dejando arriba grandes espacios vacíos. En definitiva, ni se respetaron las circunstancias de quienes ya habían comprado entradas con otras condiciones, ni se tuvieron en cuenta las más mínimas normas de distanciamiento ( la organización no puede desentenderse solo con dar una mascarilla y un sobre de gel en la puerta ). Y así, en todas las funciones, tanto del Festival de Teatro, como del Stone & Music. Vaya imagen de gestión hemos damos a las personas que nos han visitado desde lugares tanto de fuera como de Extremadura.

Finalmente, no me gustaría acabar esta columna sin hacer una breve mención al famoso bono de consumo que el Ayuntamiento de Mérida ha repartido las últimas semanas. Me gustaría decir que ha llegado a todos los vecinos, pero no ha sido así. Son muchas las quejas que siguen llegando diariamente por diversas vías poniendo en conocimiento del Consistorio que en muchas zonas de la ciudad no se han recibido o se han producido robos de los buzones, cuando ya solo quedan escasos días para que se acabe el plazo para su consumición. Mi pregunta al equipo de gobierno es simple, ¿ tan difícil era hacer sobres nominativos, con el requisito de mostrar una identificación al usarlo ?. Ahí lo dejo.

Lamentablemente, me atrevo a decir, que se acabará el plazo para su uso, y muchos vecinos seguirán sin recibir su cheque. Dejen de intentar fomentar los comercios locales con ayudas de 20 euros que a largo plazo no llegan a ningún puerto, y pongan en práctica políticas reales de gestión que sí están en su mano, como la bajada de impuestos, para que se reactive de verdad la economía de los comercios de nuestra ciudad. Todos los grupos de la oposición estamos y estaremos siempre encantados de apoyar ayudas para nuestra ciudad y sus habitantes siempre que sean competentes, válidas y comprometidas , pero como siempre, nunca se cuenta con nuestro punto de vista, y obtenemos el silencio por respuesta.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.