Antonio L. Vélez Saavedra


Una de las noticias destacadas del festival de este año ha sido la vuelta a la escena del teatro de la obra Golfus de Roma, musical de Steven Stondheim basado en varias obras de Plauto y que no se representaba en Mérida desde hace 28 años.

Fue en la edición de 1993 con la dirección de Mario Gas y protagonizada por Javier Gurruchaga como el esclavo Pseudolus, Gabino Diego o José María Pou entre otros, en la que resultó una función divertidísima y memorable pese al tiempo transcurrido.

La obra de entonces al igual que la de este año, están basadas en el musical de Stephen Sondheim que a su vez está basado en varias falsas de Plauto, principalmente Pseudolus, Miles Gloriosus y Mostellaria, siendo la trama central la del esclavo Pseudolus y sus enredos para alcanzar la libertad mientras ayuda a su joven amo a conseguir el amor de una bella cortesana.

El éxito de la función se basa fundamentalmente en la vigencia de las obras de Plauto, en las que aparecen los personajes típicos, como el pícaro esclavo, el soldado fanfarrón, viejos verdes, maridos calzonazos, etc.. que participan en una continua comedia de enredo de la que Plauto fue su gran precursor, y que sigue muy presente hoy en día en el teatro y películas, que beben continuamente de este autor clásico.

Originalmente denominada ‘A funny thing happened on the way to the forum’, que traducido sería ‘Algo gracioso sucedió camino del foro’ y que en España se tradujo como Golfus de Roma, fue en su origen un musical estrenado en Broadway en 1962 con numerosos premios y que desde entonces se ha representado por todo el mundo, en 1966 se convirtió en película bajo la dirección de Richard Lester, que también obtuvo el premio Oscar por su música.

Y de ahí a la versión de este año en el Festival de Teatro de Mérida, todo un acontecimiento, una cita a la que acudimos con toda la familia a disfrutar del histórico musical.

La música y la trama en todas las versiones de la obra son las mismas que las de la obra original, y las diferencias se encuentran, claro está, en la dirección, actores, escenografía y las letras de las canciones al español, y por ejemplo en la canción principal donde en la representación de 1993 repetían como estribillo: “Una comedia vamos a representar” en la de este año se interpreta como “Si es cómico, mejor”

Se repitió bastante en medios el no hacer muchas comparaciones con la anterior de Mario Gas, aunque pueda ser algo inevitable, empezando por el protagonista principal donde si bien Gurruchaga, evidentemente viniendo del mundo de la música estuvo espléndido en la interpretación de las canciones y, aunque ese no es el terreno de Carlos Latre, lo cierto es que mantuvo el tipo, no se excedió con sus clásicas imitaciones, y derrochó simpatía dentro y también fuera del escenario, haciendo incluso promoción de la ciudad desde sus redes sociales.

La función en si, sin ser tan divertida estuvo entretenida, y con algunos elementos como el grupo de payasos que formaban al equipo polivalente de los proteicos que se multiplicaban por el escenario y resultaron francamente divertidos, y también destacar sobre todas la canción de “El servicio en casa es esencial” con muy buena letra e interpretación, la que más nos gustó de la función.

Lo menos acertado en mi opinión es la habitual costumbre de reducir la escena del teatro a una mínima expresión, pensando seguramente en las futuras representaciones de la obra en salas convencionales. Pero el caso es que no se utiliza todo su potencial y en una obra dinámica como esta, donde las carreras, y entradas y salidas a escena son constantes, ver a los actores moviéndose entre la estrechez de la escenografía dispuesta pues como que chirría un tanto. En este aspecto el Golfus de 1993 sí que aprovechó la majestuosidad y los accesos del teatro e incluso pudimos asombrarnos con la entrada del autobús conducido por el emeritense Rodas en la escena.

En cualquier caso pasamos un buen rato, y seguimos tarareando aun las pegajosas cancioncillas de la obra, los musicales y el Teatro Romano hacen buena pareja, más si son de la calidad del Golfus de Roma, una representación que parece hecha para este escenario, y que bien podía incorporarse como habitual a la programación, o al menos que no tardemos otros tantísimos años en poder disfrutarla de nuevo.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.