«LA ZONA AZUL, LAS PRIVATIZACIONES Y EL CUENTO DEL DINOSAURIO»


antonio velez saavedraAntonio Luis Vélez Saavedra

SIEX Mérida


 

Parafraseando uno de los relatos breves más conocidos en castellano:

«Un año después de las elecciones, la zona azul todavía estaba allí».

Ya han pasado tres años de la privatización con Vectalia, y a excepción de las dos o tres calles más céntricas como pueden ser Félix Valverde Lillo o La Rambla, los aparcamientos de pago siguen igual de vacíos, basta pasearse cualquier día por Marquesa de Pinares, Santa Lucía, Calderón de la Barca, o Suárez Somonte, calles del centro de Mérida que se pasan el día sin coches. Esto es así porque el anterior gobierno concedió a Vectalia mil plazas de aparcamiento en el centro de la ciudad: 880 de zona azul y 120 de zona verde, para que los emeritenses tengamos que huir del centro o pagar, a una empresa que no es ni extremeña, para aparcar en nuestra ciudad.

Como es sabido, esto de la zona azul fue un ‘extra’ que se concedió a Vectalia por ‘quedarse’ con el servicio de transporte público, además de los aparcamientos de Atarazanas y Hernán Cortés y la grúa municipal. Una privatización que se hizo en aras del ahorro, el déficit presupuestario, etc, etc.. argumentos falaces, ya que el importe que se gastaba el ayuntamiento cuando daba el servicio era menor que lo que se le está pagando actualmente a la empresa valenciana, importe que se va incrementando año a año, además de lo que recauda con los aparcamientos, multas, publicidad, etc..

Esta privatización fue muy criticada por la entonces oposición, pero ahí seguimos, en el tercer año de una indecente concesión a 25, lo que en cualquier otra ciudad se hace a 8 o 10 años, aproximadamente la vida útil de un autobús, para que una vez amortizada la inversión de la empresa pueda revisarse entonces el contrato. Aquí por lo que se ve no hay posibilidad de revisión, lo mejor de estas empresas que gestionan servicios públicos es su gabinete jurídico, y al igual que con una hipoteca bancaria tenemos a Mérida pagando esta y otras decisiones más allá de varias legislaturas.

Todas estas prestaciones de servicios públicos a través de empresas privadas han sido la principal estrella en los episodios de corrupción en este país. No puede haber duda de adjudicación privilegiada si son empleados o empresas públicas las que limpian los colegios, recogen la basura, llevan el agua a nuestras casas, o conducen el autobús. Por supuesto que la solución está en votar al que pensemos es el político honrado, pero si mientras tanto no se permitiera a esos representantes realizar privatizaciones, por ejemplo sin contar con un amplio apoyo de toda la corporación y no solo de un grupo, habremos logrado mucho.

Para finalizar les dejo el cuento de Monterroso:

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

un cuento muy breve que da para mucho, al contrario que las privatizaciones, muy largas y dan a Mérida muy poco.

MéridaComarca

Acerca de MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

Ver todas las entradas de MéridaComarca →

2 comentarios sobre “«LA ZONA AZUL, LAS PRIVATIZACIONES Y EL CUENTO DEL DINOSAURIO»”

  1. Que la Zona Azul tal como está planteada perjudica a los ciudadanos de Mérida es tan evidente, como que la suciedad se enseñorea por doquier, los olores no acaban de irse, el pavimento de las calles es tan inestable como los precios… Efectívamente, salvando contádisimos lugares y momentos del día, la zona azul permanece vacía y el que más y el que menos tiene que irse a aparcar como muy cerca al mismísimo Calamonte. Por qué no echar un poco de imaginación para conjugar rentabilidad y utilidad. Un ejemplo sería combinar la Zona azul
    con la Zona verde. De esta forma el vecino utilizaría un espacio cercano a su casa previo pago de una cuota axequible y ese espacio sería útil y a la vez rentable.

  2. Hombreeeeeee !!!!! Que hable usted de privatizar servicios !!!!! Sólo recordarle que su Papá privatizó el Servicio la limpieza viaria y la recogida de basuras, además del Servicio de abastecimiento de aguas, que por cierto, posteriormente el Sr. Calle, también socialista, amplió dicho servicio de abastecimiento de aguas 5 años más cuando faltaban 15 años para la finalización del mismo y que propició que para recibir dinerito fresquito, nos subieran a todos los emeritenses el canon del agua. Ahhh y una cosa si le digo, con respecto a sus alusiones a los costes del servicio. Déficit de la Empresa Municipal de Transporte(Servicio Municipal) año 2007: 1.200.000 €, año 2011 1.957.000 €. Coste(que no déficit) actual que abona el Ayuntamiento: 700.000 €. Haga usted mismo las cuentas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.