Alfonso Valadés


Manuel Rodríguez Hernández, (1-1-1948) emeritense por los cuatro costados, es uno de los nueve futbolistas nacidos en nuestra bimilenaria ciudad que ha jugado en 1ª división.

Se inició como futbolista en la inagotable cantera del imperio y no pudo haber mejor escenario que el hipódromo romano donde el zagal se dio sus primeras carreras en plan competitivo con la camiseta imperialista.

Desde sus inicios ya se intuía una proyección más que evidente en ese muchacho que tenía un guante en su pierna izquierda. Una persona muy importante en sus inicios fue D. Agustín Jiménez Villahoz, (se merece un gran homenaje que nunca se le hizo). Le bastaron 30 partidos disputados en su equipo, y vestir en diez ocasiones –el que mas dentro del imperio-, los colores de la selección extremeña de juveniles, para que en uno de estos enfrentamientos, en Ceuta concretamente, estadio Alfonso Murube, para que se hubiera realizado su pase al AT. Madrid junto al pacense Eusebio. Resulta, que al descanso del partido, apareció por el vestuario extremeño Pedro Eguiluz, en representación del Real Madrid, que le propuso fichar con ellos, y Rodri no se lo pensó dos veces.

Esto sucedía en la Tda 65/66, y aquí encajaría perfectamente el dicho de : ‘Para gustos los colores’, prefiriendo el blanco.

La primera vez que Bernabéu habló con él, le preguntó: Chaval, ¿tú de dónde eres? A lo que nuestro futbolista respondió con un escueto, soy de Mérida. Y la réplica de D. Santiago fue de traca, coño, ¿Hay es donde engañáis a los turistas con cuatro piedras viejas?. ¿No? … Rodri con sus 18 años de los de entonces, se quedó más blanco que la camiseta por la que acababa de fichar.

En el amateur madridista tuvo como entrenador nada menos que a José Emilio Santamaría, siendo campeones de España con compañeros como Espildora, Ortega, Larrauri, De la Fuente -que después jugaría en el cosmos-, Madariaga, Grande, Marañón o Fermín, que también fuera el representante de un tal, Raúl González Blanco.

Con el primer equipo merengue estuvo de gira por Italia, y fue dos veces convocado por Miguel Muñoz, frente al R. Zaragoza y Granada CF. todo aquello venia a coincidir en el tiempo por los años del célebre Madrid de los Ye-Yes, que en 1966 levantó la sexta copa de Europa, frente al Partizan, y la Intercontinental ante el Peñarol con zagueros como Calpe, De Felipe, Sanchís, Zunzunegui, Pachín, Miera y González. Gentes muy experta y consolidada, donde no era fácil hacerse un hueco.

Por eso, siempre he creído que debió de elegir al Atleti, viendo como le fue a Eusebio.

Resulta, que todo un Real Madrid, no fue capaz de arreglarle a Rodri el servicio militar que todavía tenía pendiente, -ignoro el grado de voluntad que pusieron-, así que visto lo visto, decidió retornar a Mérida, allá por la Tda 68/69. y enrolarse en el Mérida Industrial CF de Paco Álvarez Benito y Diego Lozano.

Se marchó después al Calvo Sotelo, con los del Empetrol cuajó otras dos buenas campañas que le sirvieron como trampolín para que clubes como el Real Murcia, Cádiz CF y U.D. Salamanca se interesaran por sus servicios, al final su destino fue la ciudad del Tormes, con los que digamos, hizo su particular universidad futbolística, ya que fueron cuatro años de éxitos, llegó con la U.D.S. en la 2ª B, y escaló con los charros hasta la 1ª D, en aquella gran remontada que protagonizaron con José Luis García Traid como entrenador, é históricos jugadores como los Enrique, Lacasa, Sánchez Barrios, Chávez, Rial, Pita, Lanchas, Robi o D’alessandro. Allí en Salamanca estuvo a un paso de haber fichado por el FC Barcelona, con el que llegó a pasar el reconocimiento médico. (Incomprensiblemente, seis años después seguía perteneciendo al Madrid que frustró la operación).

Su momento más amargo fue aquella grave lesión que se produjo en un partido frente a la Real Sociedad, -televisado por cierto-, y que lo tuvo en el dique seco año y medio, afortunadamente se recuperó y fue cedido al Real Jaén, con los de la Capital del santo reino jugó el tramo final de temporada para ser después traspasado al R.C.D. de la Coruña en 1977, un ‘Depor’ de plata, en el que permaneció dos años, era gerente D. Manuel Fernández Trigo, que después también lo fuera del R. Madrid, y tuvo entrenadores de postín como Luis Suarez y Juan Arza.

El conjunto herculino fue la antesala de su vuelta a la Emérita Augusta, Tda 79/80. Que vino también a coincidir con la llegada a la presidencia industrialista de Pepe Fouto, que un 10 de Mayo se ascendía por primera vez a la 2ª B, -por entonces de dos grupos-. Frente al CF Vélez. Ahora se van a cumplir 40 años de aquella fiesta que se vivió por todo lo alto en nuestro Estadio Municipal.

El amigo Rodrí también fue de la partida en la estrenada categoría, en un banquillo que compartieron al 50% Lozano y Pepe Heriz. No voy a entrar en detalles, pero las cosas no se hicieron bien, y se acabo descendiendo.

La temporada siguiente en 3ª D, iba a ser la de su despedida como futbolista en la que tuvo como entrenador a José Martin Doblado, el equipo fue subcampeón y en la promoción de ascenso frente al Parla CF nos quedamos en tierra después de perder 1-0 en el Municipal de los prados, que lo hicieron bueno, con el empate sin goles que arrancaron en nuestro feudo; De su faceta en los banquillos por cuestión de espacio se quedarán cosas en el tintero, pero daremos también algunas pinceladas.

Después de hacer el curso regional de entrenador dirigió al Santa Eulalia CF. Mérida B, Puebla Patria y CD Calamonte. Fue también seleccionador extremeño de cadetes y juveniles.

Ejerció como segundo entrenador en el M.C.P. con Rogelio Palomo, Tda 90/91. al que sustituyó a falta de tres jornadas con derrota 3-0 en Tomelloso.

Por esa época, había obtenido el título nacional de entrenador en Albacete – promoción 32-, para lo que hubo de estar 28 días con dedicación exclusiva, recuerdo que se dieron cita allí inco extremeños, considerando como tal a Paco Herrera, mas Claudio Borrego “Cudi”, y un trió de emeritenses como José Mª Salcedo García, Mateo Prieto Carvajal y Manolo Rodrí, que se lo sacó a la primera.

Fue un curso aquel, donde concurrieron nombres tan ilustres como los de Julio Cardeñosa, Antonio Olmo, Esnaola, Lico, García Remón … El futbol siempre ha sido su gran pasión, y el eje principal de su vida junto a la familia.

Una vez retirado siguió ‘matando el gusanillo’ con los veteranos del imperio, y no me quiero olvidar de aquellos entrañables partidillos en el ‘campino’ del –EFA GUADALJUCEN- donde aquel grupo también hizo historia, una piña donde la amistad y el cariño entre ellos será eterno, al igual que el nombre de Manolo Rodri, entre la afición del Mérida Industrial CF, por aquellos maravillosos años, donde con menos que ahora, disfrutábamos mas con lo que teníamos, y para poner la guinda al pastel , nuestro Rodri nos deleitaba con la mejor pierna izquierda que ha dado el futbol de Mérida.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.