Marta Gervasia Garrido Moreno

Concejala VOX Ayto de Mérida


A finales del pasado mes de noviembre, nuestro Alcalde anunció que el Mercado de Calatrava, se convertiría en un Museo de Historia y Arqueología. Se nutrirá de contenido con los restos arqueológicos compuestos de más de quinientas piezas que el Consorcio tiene almacenados y con tres millones de euros de los 45 millones que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo (que a su vez recibe de la Unión Europea), va a repartir entre las 15 Ciudades Patrimonio de la Humanidad en España.

¿Es una buena noticia para la ciudad? La respuesta no puede ser más que afirmativa. Siempre es bueno que lleguen fondos para invertir en nuestra riqueza cultural.

No obstante, a pesar de lo positivo, estas inversiones tan sólo son migajas, y a nuestro juicio se ha aprovechado por el equipo de gobierno socialista para realizar una operación de “lavado de cara”, tras el desastre de los proyectos anunciados en el Mercado de Calatrava.

Tan sólo son migajas, pues, como ya hemos puesto de manifiesto, el Museo del Costurero, sigue cerrado a pesar de ser competencia municipal, y las colecciones en él depositadas, cogiendo polvo. El Museo del Ferrocarril, corre la misma suerte. El Museo Abierto de Mérida, infrautilizado. La Ampliación del Museo Nacional de Arte Romano, paralizada desde hace 15 años, y de la inversión estatal de 40 millones de euros para el Museo Visigodo, nada se sabe desde hace más de 20 años.

Bueno, en este punto hay que recordar que el Ayuntamiento destinará 430.954,20 € a la creación de un “Museo al aire libre de Arte Urbano” en un barrio de la ciudad, del que nadie conoce ni su ubicación ni su contenido.

Pero siendo la recepción de los fondos positiva, la elección para la ubicación de un Museo justo en la mayor edificio del centro comercial de la ciudad no puede ser más que calificarse de una inocentada adelantada por parte del Sr. Alcalde.
Recordamos que al Sr. Alcalde se le ocurrió la brillante idea de que el Mercado de Calatrava tenía que convertirse un espacio gastronómico gourmets y elitista, para lo cual le concedió a la empresa Larry Smith en 2018 la obra pública para la Redacción del Proyecto, Ejecución de las obras y Explotación del edificio.

Antes, habían sido desahuciados por el Ayuntamiento todos los comerciantes que, durante décadas, habían tenido allí su puesto de pescados, carne, legumbres, hortalizas, pan,… pagando religiosamente sus correspondientes rentas al erario municipal.

Los altísimos precios a los que la empresa comercializaba los espacios aún por construir (por ejemplo, pedían 4.000 € al mes por la terraza del Bar Benito), llevaron a que formalizaron poquísimos contratos; sin contratos, no consiguieron financiación y sin financiación, todo se fue al garete, y pese a que al Ayuntamiento le habíamos advertido del desastre que se cernía sobre el Proyecto, se desentendió completamente hasta que dos meses antes de que se tuviera que entregar el edificio terminado por la concesionaria, cargó las culpas sobre la misma (y no reconoció su falta de previsión). Resultado, la ciudad de Mérida, casi un año después, sigue pleiteando para conseguir una exigua indemnización.

Después, nuestro Alcalde y su equipo de gobierno parieron la brillante idea de convertir el mercado en un espacio “multicultural”. La palabreja es muy moderna, pero yo creo sinceramente que ni ellos mismos sabían lo que significaba, no había contenido concreto ni proyecto, pero valía como excusa para tratar de enmascarar el desastre que había mantenido el Mercado cerrado durante 4 años y su propia responsabilidad.
Ahora, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, se saca de la chistera que los tres millones de euros se invertirán en un Museo de Historia y Arqueología ubicado en los 3.300 metros cuadrados con mayor potencial comercial de la ciudad.

Sumada esta fatídica decisión a transformación de las Calles Camilo José Cela, Arzobispo Mausona y Félix Valverde Lillo en plataforma única y la restricción del tráfico y a la eliminación de aparcamientos, recordemos, realizada ”con el fin último de seguir la recomendación de “reducir la contaminación en el centro de las ciudades”, nos encaminamos irremisiblemente a convertir el centro de Mérida en una zona muy bonita para pasear, pero imposible para realizar compras.

Durante las obras que se están ejecutando (con extrema lentitud, dicho sea de paso), ya asistimos a lo que nos espera, la Puerta de la Villa, la Calle Almendralejo y las peatonales aledañas colapsadas con furgonetas de reparto, que necesitan descargar sus productos en los comercios cuando todos los accesos están cerrados.

El cierre de Zara tan sólo ha sido el primer aviso, entre las ventas por internet, las grandes superficies y los polígonos comerciales, las pequeñas tiendas y autónomos han experimentado un enorme descenso en sus ventas, que se acrecentará sin duda, desincentivando y desanimando los accesos al centro de los clientes.

Tenemos la experiencia cercana de las capitales próximas de Cáceres y Badajoz; en la primera, la calle Pintores y la Avenida de España, antaño pulmones comerciales hoy aparecen como fantasmagóricas; en Badajoz, las zonas de las calles Menacho (de plataforma única) y San Jorge, antiguamente epicentros de la vida comercial y social de la ciudad, aparecen desoladas.

Por eso, Sr. Alcalde replantéese la ubicación del nuevo Museo, y libere esos esenciales metros comerciales céntricos para que sean ocupados por empresarios y autónomos de la ciudad, que son los que crean riqueza, trabajo y pagan sus impuestos con un esfuerzo imposible. Tiene numerosos emplazamientos para construirlo y materializar su inversión, (por ejemplo, no sé, la “Ciudad de los Niños), pero no cometa un error mayor para tratar de ocultar otro anterior.

Esperemos que esa decisión precipitada y no suficientemente meditada haya sido una mera inocentada anticipada de nuestro Sr. Alcalde.

Aprovecho estas líneas para felicitar la Navidad a todos los lectores y emeritenses, que estén acompañados por sus mayores, amigos y que conserven la ilusión de sus hijos, y para el año que está por entrar, y aunque aún estamos sufriendo los efectos de la pandemia y la crisis económica y política que nos atenaza, lo miremos con esperanza y el convencimiento de que tras la tempestad, por dura que sea, siempre llega la calma.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.