«MÉRIDA DESCENTRADA»


Antonio L. Vélez Saavedra

Siex Mérida


Consummatum est, el Gobierno de Extremadura del PP puso la primera piedra y ahora se ha dotado presupuestariamente y ha aprobado el inicio de las obras, la Plataforma Logística del Suroeste Europeo en Badajoz es una realidad.

La otra posible ubicación era Mérida.

La ciudad que históricamente ha sido el nudo de comunicaciones de esta parte de la Península Ibérica, desde la Lusitania romana, la época Visigoda y Musulmana, en el primer desarrollo ferroviario del siglo XIX, y en la reciente construcción de la red de autovías. En todos esos momentos Mérida fue eje vertebrador de la líneas norte-sur y este-oeste, simplemente por su situación geográfica, esa y no otra ha sido la principal razón de ser de esta ciudad, la de servir de conexión de diferentes territorios peninsulares.

Y, hay que insistir, lo ha sido a lo largo de la historia e independientemente de la población que tuviera, en algunos periodos realmente escasa, unos 5000 habitantes a mediados del XIX, por aclarar que ese nunca fue el elemento vinculante en las decisiones para el establecimiento de estrategias de comunicación en nuestro territorio, tratándose más bien una cuestión de sentido común y de leer los mapas.

¿Cuáles han sido entonces los motivos para que se desplace a Mérida en esta decisión? El argumentario ha sido variopinto, algunas muy remotas, como la vinculación al Canal de Panamá, y la entrada de mercancía por el puerto de Sines, cuestiones que, incluso siendo ciertas, no inclinan la balanza hacia la capital de provincia. No se ha realizado un estudio de situación y proyección a futuro de esta infraestructura, ni ha existido un órgano técnico de análisis y objetivo como pudiera ser un Observatorio del Transporte a nivel regional, más tratándose de una instalación que debe ser de la máxima utilidad a Extremadura, España y Europa.

Desde mi punto de vista no ha existido ninguna justificación objetiva para la decisión, y tan solo han pesado las consideraciones políticas, las preferencias localistas de los gobernantes y del número de votos de unas y otras localidades. Y ahí es donde Mérida no ha sabido defender ni sus razones geográficas ni su condición de Capital de Extremadura, sin localismos, exigiendo las mejores condiciones para un proyecto de importancia estratégica para el desarrollo de la región, cuestión que repito no puede interpretarse en clave localista. Ni la población, ni ninguna de las corporaciones municipales ha defendido con fuerza la lógica objetividad con la que debería haberse tomado la decisión enfrentándose a los intereses políticos, al contrario que Badajoz que ha sido un ejemplo de insistencia y vehemencia en su solicitud, tanto a nivel político como ciudadano.

Adicionalmente al modo de decidir las cuestiones estratégicas de todos los extremeños, existe un componente muy importante de  sinsentido en todo el proceso, y es el de robar a Mérida su condición de ciudad mejor situada de Extremadura, es como si a nivel nacional alguien decidiera que el centro de las comunicaciones en España no es Madrid, sino Valladolid por ejemplo. Mérida no es la gran ciudad comercial o universitaria de Extremadura, ni siquiera llega al nivel que le correspondería, pero hacernos comulgar con ruedas de molino con la mejor situación de Badajoz para el proyecto es lo que nos faltaba por ver.

Este asunto tiene elementos que van en contra de la conveniencia general, de la lógica y de la misma historia, y será ella la que dará o quitará razones, pero creo que Extremadura no va a ganar con las decisiones electoralistas y a corto plazo como ésta y que en poco ayudan a los intereses de la Región y su desarrollo cara al futuro.

MéridaComarca

Acerca de MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

Ver todas las entradas de MéridaComarca →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.