Álvaro Vázquez Pinheiro y Montserrat Girón Abumalham

Unidas por Mérida (Izquierda Unida –Podemos)


Los efectos de la pandemia han puesto encima de la mesa muchas de las carencias que sufren los servicios públicos, y correos no ha sido una excepción. Con el confinamiento, el incremento del comercio electrónico vino a confirmar lo que desde hacía tiempo era más que una tendencia. El correo postal tradicional entro en crisis con la expansión de otras formas de comunicarnos, las cartas manuscritas dejaron de asomar por los buzones, y poco más que las notificaciones administrativas y las facturas del agua, la luz y el gas, mal que bien vinieron a ocupar frágilmente su lugar.

El comercio electrónico revitalizó los servicios de correo y mensajería y la traducción más inmediata son las colas de los clientes que, por ende, se convirtieron también en clientes del servicio nacional de correos.

Las precauciones impuestas contra la propagación del coronavirus dieron lugar a las distancias de seguridad y con ello a las largas colas. Desde entonces, las colas en las puestas de las dependencias de la oficina de correos en Mérida han sido una constante, que no una novedad. Las colas ya existían, pero hasta que no llegó la necesidad de distanciarnos unos de otros, no se evidenciaron al cabo de la calle.

Mérida es núcleo de población que cuenta con una única Oficina de Correos, situada en el centro de la ciudad, y en una calle en la que el tráfico de vehículos es poco menos que lamentable, las aceras son estrechas y el estacionamiento en doble fila se ha convertido poco menos que en el deporte favorito del barrio. O dicho de otro modo, a las limitaciones propias del servicio que ofrece Correos, debemos sumar las de la pésima situación que sufre la calle que se eligió como ubicación para única oficina de correos que existen en nuestra ciudad.

En primer lugar, si para acceder a un servicio tienes habitual que tengas que hacer cola en la calle, es probable que podamos llegar a pensar que quizás la dotación de la que dispone ese servicio es insuficiente con arreglo a la demanda que debe atender. En segundo lugar, dada la extraña ordenación a la que obedece la distribución de barrios de nuestra ciudad, visto la ciudad se ve literalmente cortada por el trazado de un río, y que casi un 30% de su población vive al otro margen de ese río, quizás sería buena idea desconcentrar ciertos servicios que evitasen desplazamientos innecesarios y descongestionasen en el centro de la ciudad, redujera el flujo del tráfico, y consiguiéramos que los servicios fueran algo más accesibles y cómodos para los vecinos y vecinas.

Trasladando la cuestión al servicio de correos, quizás o sería mala ida abrir una oficina más de correos en el Polígono Nueva Ciudad, y así descongestionar la oficina situada en el centro, evitar desplazamientos de los vecinos al centro, reducir el tráfico y facilitar el aparcamiento, agilizar el servicio y evitar tener que hacer colas simplemente para tener que recoger una carta. Es una idea. Esperamos que os guste.

 

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.