«MERIDA Y SUS OLORES


SIEX Mérida


Muchos son los estudios que dicen que podemos olvidar rostros, imágenes y situaciones, pero lo que no olvidamos son los olores y los recuerdos que nos retrotraen al pasado, a esto los científicos lo llaman “Impronta Privilegiada”

Y es que un olor no se olvida, los agradable y los desagradables. Siempre que volvemos a olerlos, automáticamente recordamos cuando, donde y como lo hicimos por primera vez.

En Mérida tenemos un olor muy peculiar, y que muchos de nosotros no olvidaremos por más que pase el tiempo. Aquellos olores de la fábrica de grasas que, con especial énfasis, se producían en verano, cuando se abrían las ventanas al oscurecer el día para intentar pasar los rigores del calor, que sufrimos en nuestra ciudad.

Un olor, penetrante, nauseabundo, que como mínimo te impedía tomar un bocado de una comida y que en muchos casos las molestias eran mucho mayores.

Creíamos los emeritenses que habíamos puesto fin a esos olores, con el cierre de actividad de la fábrica y durante unos años hemos podido disfrutar de una ciudad limpia de atmósfera corrompida.

Vivimos en un lugar privilegiado, rodeados de campo y que, por el tamaño de nuestra ciudad, nos permite que no exista excesiva contaminación.

Curiosamente la OMS cita a la ciudad de Cáceres y de Badajoz entre las diez ciudades de España con el aire más limpio. Y no lo hace de Mérida

Bueno, pues se acabó.

Desde hace pocas fechas, los ciudadanos de Mérida volvemos a sufrir los olores más desagradables, incomodos y nauseabundos, volvemos a tener eso que llaman una “impronta privilegiada” un olor que no vamos a olvidar y que cada día que pasa se hace más habitual en Mérida y se nos queda más grabado en nuestra mente.

Parece ser que el olor procede de la Almazara que se sitúa en Expaciomerida y que según sople el viento, sus humos llegan a la ciudad inundando cada calle y rincones.

En Abril del 2016 se aseguraba que los olores se habían solucionado, es obvio que no es así, y cada vez son más frecuentes los olores, cada vez más intensos y cada vez más desagradables. Aun más, creemos que con la construcción de una balsa de evaporación de alpechín que se está construyendo cerca de la fábrica, los olores se van a intensificar.

No queremos que esto, al igual que con la fábrica de grasas, se alargue durante años y volvamos a sufrir, otra vez, esos olores tan desagradables impropios de una ciudad Patrimonio de la Humanidad. Por ello, instamos al Ayuntamiento y a la Junta  tomar medidas para solucionar lo antes posible y de forma definitiva este problema tan molesto para la ciudad, sus vecinos y visitantes.

 

MéridaComarca

Acerca de MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

Ver todas las entradas de MéridaComarca →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.