Fran Medina Cruz


En toda ciudad viva, existe un reloj que marca el paso del tiempo, que no cesa en su empeño de datar minuto a minuto la vida y la historia de sus gentes. Mérida está coronada por dos magníficos ejemplares, el de la Puerta de la Villa y el de su Ayuntamiento, que data del año 1883, y que son testigos directos de los episodios locales mientras van deshojando día tras día el devenir de sus gentes y sus fiestas.

Yo, desde la distancia, solo puedo recordar sus campanadas a cada hora que pasa, a la vez que me llegan noticias de lo que acontece bajo sus pies. Me cuentan que cierran negocios como Zara, mientras abren otros como Leroy Merlin. Me cuentan ciertas esperanzas, una empresa de logística del transporte y una fábrica de procesado de materiales, que se presentarán antes de final de año. Que Mercadona no deja de implantarse por nuevos barrios. Observo como a pesar del tiempo siguen apareciendo restos de lo que un día fue gran ciudad romana. Que la feria del libro trata de superarse un año más, pareciendo que lo consigue. Que los conciertos, las actividades lúdicas, fiestas, cursos, deportes, todo sigue a su ritmo, por muy lento que éste sea.

Pero a pesar del pulso de tiempo que marcan sus relojes, también sé que todavía no se tiene claro que hacer con el terreno del antiguo cuartel Hernán Cortes, que se desconoce cuando se terminarán las obras del Mercado de Calatrava, o si, concluirán algún año. Que las obras del cine María Luisa siguen a un ritmo que recuerda el flujo del propio del rio que atraviesa la ciudad, tranquilo y silencioso. Que su sistema ferroviario sigue ahí, varado, olvidado en una promesa que ya se hace eterna. Y que la azucarera solo es una posibilidad que se esconde y aparece como el Guadiana por las Lagunas de Ruidera.

Pero veo que se quieren cumplir otras promesas, mientras los emeritenses buscan la forma y donde gastarse sus bonos “Consume Mérida”, si en comercios, bares o restaurantes. Osuna, alcalde de Mérida, no se volverá a presentar a las elecciones,

Y es que el tiempo sigue incansable como los relojes de mi ciudad, aunque en Extremadura, parece que el tiempo camina más despacio.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.