Amigos de Mérida


Vivimos en una sociedad diversa y polifacética. Uno de los grandes inventos de los últimos siglos, la sociedad democrática liberal, nos ha permitido crear leyes y condiciones para que todos los ciudadanos españoles disfrutemos de un régimen de libertad e igualdad sin precedentes en la historia conocida.

No siempre ha sido así. Es más, el momento actual se debe a un conjunto de delicados equilibrios entre libertad, diversidad, desarrollo y unidad que puede romperse si uno cualquiera de los pilares que lo sostienen cede.

Este mes se ha recordado la vida de las mujeres en la antigua Augusta Emerita desde las diferentes asociaciones que pueblan la ciudad y desde las instituciones, entre la que destacamos la labor divulgativa del Museo Nacional de Arte Romano.

Desde la Asociación Amigos de Mérida se ha propuesto sacar del olvido alguna de las mujeres emeritenses romanas que conocemos actualmente por su labor destacada y significativa. No son muchas de las que sabemos sus nombres y profesiones, aunque, sin duda, estas mujeres eternas no suponen más que el pico de un iceberg de miles de madres, hermanas, hijas, esposas, abuelas o nietas que soportaron con su trabajo y esfuerzo una sociedad tan diversa como la romana.

Cornelia Nothis, Sentía Amarantis, Domitia Vettilla o Iulia Saturnia nos dejaron sus nombres grabados en piedra para recordarnos su valía. También la de todas aquellas mujeres que, sin esculpir sus nombres en mármol, sí lo hicieron en las vidas de los ciudadanos que mantuvieron una ciudad que se alzaba orgullosa en el extremo oeste del mayor imperio del mundo conocido. Desafortunadamente, hombres y mujeres de aquella primigenia Emérita han sucumbido ante la segunda muerte: el olvido. Olvido de un mundo que ya no existe y que hoy nos empeñamos en recuperar y no volver a perder.

No es esta tarea para una semana de marzo, como tampoco lo es luchar por crear una sociedad cada día más justa, más igualitaria, más próspera y bondadosa. Una sociedad que, en su devenir continuo, tiene que enfrentarse a un sinfín de dificultades y amenazas. Unas llegadas del exterior (en nuestro corazón tenemos el sufrimiento de todo un pueblo en la distante pero cercana Ucrania) y otras desde el olvido de los principios que nos sostienen y que se enraízan en un hecho sencillo y esclarecedor: todos somos Humanos, sin importar sexo, lugar de nacimiento, color de la piel, condición social o creencias.

No dejemos caer en el olvido la importancia de estas mujeres romanas, tampoco a las que les precedieron, ni en marzo, ni en abril…

 

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.