ENTREVISTA MerdaComarca ( Octubre2016)

Plataforma de Afectados por el Ruido Calle José Ramón Mélida

jose-ramon-melida Vivir en algunas zonas turísticas de Mérida a veces no es tan bonito como lo pintan, en la Calle José Ramón Mélida, los vecinos parece llevan años soportando los ruidos que provienen, no sólo del tránsito de peatones y coches, sino también de los múltiples negocios que han instalado sus terrazas en esta calle. La Plataforma de Afectados por el Ruido Calle José Ramón Mélida, no quieren que se cierre ningún negocio, sólo piden que se respeten unos horarios para el descanso de los vecinos de la zona. Son conscientes de que esta es una zona de paso obligado de turistas al estar allí el Museo de Arte Romano o el Teatro Romano, entre otros. Pero necesitan una solución a este problema que hoy  nos trasladan, hablamos con el portavoz de esta Plataforma…

Zalo Alesón

¿Cuál es el principal problema que queréis denunciar?

El principal problema de la calle es la alta concentración de establecimientos hosteleros y de terrazas ya que en muchas ocasiones estos establecimientos están lindando puerta con puerta y cada uno de ellos con su propia terraza. Sabemos que ya de por sí esta calle es muy transitada sobre todo por turistas pero en los últimos años se ha convertido también en una zona de ocio muy importante en la ciudad. La consecución de la actual zona de ocio conlleva la alta concentración de personas en las terrazas y el ruido consecuente hasta altas horas de la mañana, concentración de personas estabilizadas en terrazas que en muchas ocasiones están tan sólo a unos metros de los balcones o ventanas de los dormitorios de los vecinos que a pesar de todo tienen que seguir haciendo su vida (levantarse temprano para ir a trabajar, personas enfermas que no pueden descansar…) el problema añadido no es que sea sólo lo fines de semana sino que son prácticamente todos los días pues cuando unos bares cierran el lunes otros permanecen abierto. Los fines de semana todos lo están. Esto determina que el día a día sobre todo en los meses de calor la vida cotidiana sea insoportable e imposible de llevar además de no poder dormir. Otro problema secundario pero no por ello menos importante es el de la movilidad, estas terrazas además de las sillas y las mesas llevan aparejados carteles de menús que para hacerse más visible los hosteleros instalan en medio de la calzada haciendo la transitabilidad de los vecinos, turistas y viandantes en general más complicado. Nosotros pensamos que se peatonalizó la calle en su momento no para el paseo más accesible sino para venderla al mejor postor, como cuestión de marketing  que además ha hecho que muchos vecinos de toda la vida abandonen sus viviendas por las características que ha tomado la calle. Más aún en la parte del Museo Nacional de Arte Romano donde ahí la calle ha desaparecido, con incluso algo que en otras ciudades extremeñas está prohibido, el uso de toldos clavados en el suelo, que impedirían por ejemplo, el despliegue de un operativo para una contingencia en el Museo (incendio, evacuación, etc.) pués la parte más ancha de la calle está ocupada por estos toldos inamovibles. El tercer problema es el horario pues los horarios de hostelería raramente coinciden con los demás trabajadores, nos referimos a la hora de cierre, por ejemplo de un domingo. Este año se ha ampliado media hora más aparte de la media hora que hay por ser fin de semana, es decir, el horario de recogida son las 2 y media de la madrugada si a esto usted suma que la mayoría de los hosteleros no son propietarios sino trabajadores que están deseando irse a casa después de largas jornadas laborales las sillas y mesas vuelan a esas horas de la noche lo que la hace que la tranquilidad llegue a la calle sobre las tres de la madrugada los que tienen que trabajar a las 7 de la mañana sólo disponen de 4 horas para dormir.

¿Desde cuándo están sufriendo este problema?

 El problema, con como tal en la actualidad, comienza a surgir hace unos 8 años sobre todo en la parte alta de la calle en la zona del museo, y se agrava a raíz de intentar cerrar la calle a ciertas horas del día en el verano de 2011 para instalar las terrazas en el medio de la calle y cerrar el paso a sus vecinos. Desde este año hasta ahora el número de locales de hostelería se ha multiplicado por dos y sobretodo el número y superficie de las terrazas que se ha multiplicado por tres. El problema se ha acentuado en este y el anterior año porque el número de estos establecimientos y terrazas no cesa de crecer. Los vecinos de la calle estamos acostumbrados al paso de gente pues sabemos que es una calle bulliciosa para una cosa es el ruido el paso de gente que es temporal y otra el de las terrazas que es estable y dilatado en el tiempo hasta las tantas de la mañana.

¿Qué os ha animado a agruparos para denunciar?

 Hace 5 años hubo un movimiento vecinal de protesta pues ya no era sólo las molestias que provocaban las terrazas que había entonces sino el hecho de querer incluso cerrar ya la calle, nos pareció insostenible, no sabemos que pretenden las administraciones concentrando tal cantidad de establecimientos hosteleros en una misma calle y en tan poco espacio de tiempo nosotros sólo vemos que los vecinos se marchan. Siguiendo con lo anterior a raiz de ese año 2011 se creó una plataforma para denunciar todo lo expuesto y se creó una página web (en esa época no estaba tan en boga las redes sociales). La medida del cierre de la calle fue retirada ese mismo año pero la apertura y concentración de terrazas se produjo con mayor proliferación, por ello decidimos crear una página en facebook así como un correo electrónico para canalizar las quejas de la calle y hacerlas púbicas así como hacer un seguimiento de las noticias relacionadas en la misma.

 ¿Qué solución le veis al problema?

La solución pasa por una legislación que impida la proliferación de este tipo de establecimiento en una zona y en una concentración tal. Algunos dirán que esto va en contra de la libertad de empresa pero nosotros no nos oponemos a la creación de este tipo de establecimientos sino a la concentración. Se propone desde esta plataforma, y está recogido en nuestra página de facebook la creación de un mapa de ruidos de la ciudad para determinar en que lugares se pueden colocar estas terrazas sin molestar a los vecinos, nosotros pensamos que hay zonas en Mérida (zonas de parques, jardines, etc) donde se podrían poner sin molestar a nadie, pero si fuese necesario colocarlas en zonas residencias tendría que ser con unas garantías para los residentes de la zona que dejaran bien claro y como primacía su derecho al descanso, a la movilidad por su propia calle y a la calidad de vida en donde viven. Por ejemplo, si yo me tengo que levantar a las 6 de la mañana para ir a trabajar lo que no es razonable es que hasta las 2 y media o tres de la mañana no pueda dormir porque debajo de mi balcón estén 40 personas hablando esto no es razonable y de hecho no se debía ni de dejar esa terraza. Por supuesto prohibir terminantemente los toldos clavados al suelo de forma permanente pues dificultan totalmente la circulación de personas, en la zona del museo se tiene usted que subir a las piedras de la acera porque la calle está ocupada por este tipo de mobiliario urbano. Además de un control de este tipo de establecimientos en la calle que nosotros actualmente desconocemos si existe este control.

Desde las instituciones, ¿os han dado algún tipo de solución?

Hasta ahora ninguna parece que lo que prima es lo que se pueda sacar en impuestos las terrazas, al revés, este verano se ha ampliado en media hora más el horario de cierre, como si las terrazas estuviesen en medio del campo y no molestasen a nadie.

 ¿Sabéis si este problema se da en otra zona de la ciudad?

Sabemos que ha habido problemas en otros años en la zona del Foro del polígono nueva ciudad, y en la zona de los Bodegones, también por alta concentración de esto establecimientos pero actualmente creemos que de estas zonas los problemas han desaparecido, creemos, de todas formas si sabemos que la zona del arco de trajano los fines de semana sí hay problemas de este tipo, pero de día a día creemos que ha esta escala tan grande sólo es esta calle la afectada, igual hay alguna más, por ello, reclamamos estos mapas de ruido dentro de una legislación que prime la instalación de estos locales y terrazas en zonas no residenciales y de situarse estas en zonas vecinales que sea con todas las garantías para sus residentes sobre este tipo de actividades y sobre todo la prohibición de las concentraciones que actualmente se llevan a cabo, sea en nuestra calle o como decimos en cualquier zona de la ciudad que altere el descanso y el devenir cotidiano del vecindario. 

 

 

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.