Asociación Amigos de Mérida


Mérida nació siendo cruce de caminos y renació cuando pudo ser un nuevo cruce de caminos.

Cuando Octavio Augusto decidió la capital de la región Lusitana, desechó algunas de las colonias romanas más antiguas en favor de la recientemente constituida Augusta Emerita. Entre los motivos para tal decisión, sin duda se encontraba su extraordinaria posición estratégica para los intereses del Imperio. Las eficientes calzadas romanas que llegaban a Augusta Emerita permitían el comercio con las actuales Zaragoza, Lisboa, Sevilla o Astorga. Evidentemente, también el transporte de tropas en caso de necesidad, especialmente al todavía convulso norte peninsular.

Tras la caída en desgracia de Mérida en el siglo IX, hemos de esperar hasta 1865 para encontrar un hito trascendental en la historia de Mérida, que dio comienzo a la llamada Edad de Plata de la ciudad. Después de siglos de decadencia e irrelevancia, la llegada del tren a la ciudad, sirviendo de enlace entre Mérida y Badajoz primero y, poco después, con Madrid vía Ciudad Real, permite el resurgir de la vetusta capital lusitana que multiplica su población desde menos de 6000 habitantes hasta más de 9000 en solo veinte años, además de concentrar una incipiente industria y revitalizar el comercio en torno a la construcción de la línea de ferrocarril.

Hoy, la capital de Extremadura es el más importante nudo de comunicaciones del suroeste peninsular. Su estratégica situación permite la confluencia de dos autovías, la A5 y la Vía de la Plata (esperemos que en algún momento también la autovía a Ciudad Real) y de dos vías férreas con direcciones parejas a las autovías mencionadas. No cabe duda de que, en un mundo globalizado e interconectado como el actual, esto supone un hecho diferencial que pocos se atreverían a discutir como privilegiado en el diseño de la estrategia de comunicaciones regional y nacional. De hecho, ya en 2004, el presidente Rodríguez Zapatero anunció la creación de la Plataforma Logística del Suroeste Ibérico en Mérida y así se contempla, por ejemplo, en la nueva propuesta de Red Estatal para la Red Transeuropea del Transporte publicada en 2012 por el Ministerio de Fomento que marca Mérida como Plataforma Multimodal.

En línea con este anuncio, se establecen para Mérida tres proyectos: la central de contenedores de la Estación de ferrocarril, que se encuentra en funcionamiento desde mediados de los años ochenta del siglo pasado, el proyecto de interés regional Expacio Mérida y la Plataforma Intermodal o Logística Estatal.

Sin embargo, como en otras muchas ocasiones, la lógica de establecer Mérida como Nodo de Comunicaciones se ha encontrado con un muro de intereses contrapuestos que, de momento, están dificultando su implementación real y funcional, perjudicando no solo a la capital, sino también a toda la región, que necesita medios de transporte de mercancías frecuentes y económicos para poder hacer competitivos sus productos.

Si hubiese que situar un puerto seco en Extremadura, que es necesario, su lugar es Mérida. No por reivindicaciones capitalinas añejas, si no por estrategia comercial, por ser cruce de caminos y por su centralidad en el territorio. De hecho, con las escasas inversiones que se han realizado en este sentido en Mérida y con unos medios materiales escasos, el nivel de transferencia de mercancías a y desde la capital es enorme, del orden de dos convoyes diarios, más de 600 contendedores mensuales.

No parece que la administración extremeña esté por la labor de que esto sea así. La inversión en la Plataforma Logística emeritense está congelada desde hace años, mientras se derrochan millones en la plataforma de la capital provincial. Los resultados indican que, aun sin los recursos necesarios, Mérida mantiene un flujo creciente de mercancías.

Esperemos que las administraciones reviertan esta situación injusta e ineficiente.

Mientras tanto, las empresas dudan si instalarse en Mérida o Extremadura por las dificultades existentes en sacar sus productos de modo seguro hacia las grandes centrales de distribución nacional y los puertos marítimos como Huelva o Lisboa. No resulta rentable producir en un lugar del que no se pueden distribuir competitivamente los productos fabricados.

Nuestro futuro se juega aquí, esperemos que Mérida no pierda este tren.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.