El Grupo Parlamentario Podemos no presentará enmiendas parciales a los presupuestos para este año, como ha decidido el Consejo Ciudadano Regional. Como ha explicado la diputada Irene de Miguel en rueda de prensa son varias las razones que explican esta decisión. 

podemos presupuestos 77Por un lado, porque no existe margen de maniobra y de mejora. Podemos no quiere ser responsable de las consecuencias de unos presupuestos que son nefastos y sólo traerán sufrimiento. “No vamos a poner tiritas ni a maquillarlos porque el daño ya está hecho y existe muy poco margen de mejora”, ha apuntado De Miguel. La diputada ha recordado que los presupuestos son de recortes y que es imposible que con estas cuentas las personas puedan recuperar los derechos sociales perdidos.

Por otro lado, no existe ninguna garantía de cumplimiento de la ejecución real, por lo que es habitual que las enmiendas queden en saco roto y se ignoren. Para solucionar este problema, Podemos solicitó a la consejera de Hacienda, Pilar Blanco-Morales, que existiera un control y fiscalización de la ejecución presupuestaria y que, por ejemplo, se aprobaran en la Asamblea las modificaciones presupuestarias de más de 100.000 euros, algo que la Junta de Extremadura ha ignorado. Es habitual que cada día se realicen cambios en los presupuestos sin tener en cuenta la voluntad parlamentaria.

La decisión se ha tomado tras confirmar en las comparecencias de los altos cargos, que tuvieron lugar los días 1 y 2 de marzo, que existen recortes en partidas tan importantes como Sanidad, Educación, Cultura o violencia de género. Por ejemplo, en Sanidad se reducen en 147 las personas trabajadoras mientras que se amplían los cargos políticos en 90 personas; también se reducen las ayudas y servicios a personas mayores y dependientes. La partida contra la lucha integral contra la violencia de género se reduce en un 24 por ciento; y Educación pierde 3,3 millones de euros mientras que destina 41 millones a la educación privada; y la inversión en bibliotecas se reduce 2,5 millones.Otras de las partidas más llamativas que esconden los presupuestos son que el órgano que sustituye al Consejo Consultivo está dotado con más de 900.000 euros, cuando en los presupuestos tumbados en noviembre contaba con 600.000 euros. O las partidas destinadas a luchar contra el desempleo: el presupuesto del SEXPE es el mismo desde 2011, por lo que poco se espera que mejoren las políticas públicas para luchar contra una de las grandes lacras de la región.

Irene de Miguel ha subrayado también que existe una manifiesta falta de rigor en las cuentas porque las partidas de gasto no coinciden con las memorias de objetivos, y muchas veces las sumas están mal realizadas. La diputada también ha indicado que las comparecencias han fallado en tiempo en y en forma, porque se deberían haber realizado antes del pleno de la enmienda a la totalidad para facilitar el estudio de las cuentas; y porque al ser macroconsejerías las intervenciones han sido cortas y atropelladas. Sin olvidar, que la norma habitual ha sido que altos cargos de la Junta no contestaran a las preguntas y dudas planteadas por los grupos políticos.

Finalmente, De Miguel ha lamentado la falta de respeto que Pilar Blanco-Morales mostró hacia el Grupo Parlamentario Podemos en el último pleno, donde la soberbia y la intransigencia marcó una intervención en la que no respondió a ninguna de las preguntas del portavoz, Álvaro Jaén.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.