Cristina Martín Sánchez

Concejala del grupo Municipal de  Ciudadanos en el Ayuntamiento de Mérida


El COVID, internet y la marcha de grandes franquicias hacen que el nivel de ventas de las tiendas locales haya disminuido en estos últimos años. Muchos propietarios, confían en remontar poco a poco y miran con esperanza la temporada de primavera y verano, ya que el principal problema que destacan es que no hay gente en las calles, y que por normal general, aunque salgamos, gastamos poco ( lo que cada bolsillo permita a cada uno ).

Cuentan, que diciembre, ha sido desastroso, desastroso incluso contando con el incentivo de los «espectáculos´´ de luces navideñas que tanto iban a promover el consumo navideño. Ahora toca reponerse con el buen tiempo.

Cada día observo con pena como la hostelería y las pequeñas tiendas de mi ciudad se vacían. ¿Qué ha pasado? ¿Qué pasa con el comercio local? ¿Por qué no apoyamos a nuestros vecinos, a las pequeñas empresas, a tirar para adelante?

El desarrollo de los pequeños comercios es sinónimo de reactivación de la economía. Comprándoles generamos riqueza y creamos puestos de trabajo. Parece mentira que no nos demos cuenta. Puede que los productos de los comercios no tengan precios tan bajos como los que nos ofrecen las multinacionales, sí, pero a cambio tenemos un trato cercano y personalizado. Y calidad. Paguemos esa diferencia de precio, que siempre merece la pena. Compremos a nuestros vecinos. Y luchemos por la búsqueda de alternativas. Que las instituciones lancen iniciativas y que lo hagan por el bien de todos los ciudadanos. No quiero seguir viendo zonas comerciales fantasma, como en la que tristemente se están convirtiendo calles como Santa Eulalio o John Lennon. La crisis lleva con nosotros ya muchos años. Aún podemos hacer grandes a los más pequeños.

Son tiempos en los que lo virtual se mezcla con lo real, en donde estos comercios tienen grandes competidores y grandes retos para seguir manteniendo su hueco. Muchos de ellos no han podido resistir. Lo vemos en Mérida y en cualquier ciudad, todavía hay muchas tiendas, comercios, bares o restaurantes que han tenido que cerrar y cuyos locales se traspasan o se alquilan. Con algunos de ellos teníamos una vinculación sentimental, ya que, en casi todos, han comprado nuestros abuelos y bisabuelos y, por tanto, la huella de su ausencia se queda aún más marcada.

Con este comentario no quiero ir contra los tiempos, que avanzan nos guste o no, simplemente recordar esa otra función social que cumple el pequeño comercio, que necesita ser reconocida y apoyada por las administraciones. Algo que, en nuestro caso, el Ayuntamiento podría haber hecho con más esmero.

Es cierto que muchos establecimientos del sector ya esperan como agua de mayo la nueva edición de los bonos de consumo con descuentos de 20 euros que el ayuntamiento prevé lanzar en este mes. Por supuesto, todas las ayudas que sean recibidas por distintos medios bien recibidas son, pero también creo que tener esta necesidad de recibir las ayudas, en un claro indicador de que el consumo diario no va tan bien como nos gustaría, y de que se debería enfocar la ayuda en el día a día y no solo en ciertas semanas del años.

Debemos entender, que, sin ellos, nuestras ciudades volverán a tener ese aspecto desolador que vimos durante la pandemia.

Apoyar el comercio local es sinónimo de calidad, buen servicio y sostenibilidad. Además, también ayuda a cuidar el medio ambiente, pues se minimizan los trayectos y envíos que deben realizar los productos hasta llegar a las manos de los clientes. Todo esto sin olvidar que, gracias al comercio local, la estructura social y económica de los barrios no solo se mantiene activa, sino que crece.

Ahora más que nunca, debemos dar un mayor apoyo a los que tenemos cerca. La colaboración de todos es indispensable para salvar el comercio de la ciudad.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.