Agustín Plaza Aguado


Desde que terminó la Segunda Guerra Mundial, Europa ha perseguido con esfuerzo conseguir el estado del bienestar para todos sus habitantes, algunos países, como España, lastrados por la dictadura, se apuntaron con retraso, pero poco a poco se acercaban a parámetros europeos, convergiendo a gran velocidad (unas regiones más que otras), pero en general se puede decir que el estado del Bienestar se convertía en una realidad en Europa.

No obstante, parece que el destino nos tiene preparado un cóctel completo de desastres y situaciones extraordinarias, pues después de los atentados de 2001 y la posterior invasión de Irak, se sucede la guerra en Afganistán, posteriormente en 2008 dan paso a la denominada Gran Recesión, en forma de crisis financiera, con la consiguiente alteración de la economía mundial, la pérdida de credibilidad del sistema financiero y el incremento de los precios de las materias primas (con especial incidencia en el petróleo, el gas y los alimentos) , lo que llevó a un estancamiento en el estado del bienestar en muchos países , así como a la visualización práctica de los efectos de la globalización.

Tal es la situación en Europa, que se plantea una estrategia para el crecimiento en el periodo 2010-2020, pues ya era evidente que otras economías como la China y la de EEUU, Rusia o India avanzaban a mayor ritmo y con estructuras más competitivas.

En 2010, desde la Comisión Europea, se pide que se tomen medidas drásticas para evitar la enorme dependencia de los combustibles fósiles, como el petróleo, así como el uso ineficaz de otras energías, que exponen, (como se está comprobando actualmente) a nuestras empresas y consumidores a fluctuaciones de precios que amenazan la seguridad y estabilidad económica y contribuyen al cambio climático.

Las principales empresas energéticas europeas y españolas, manejando históricamente información privilegiada y conscientes de su enorme fuerza estratégica y financiera, llevan desde hace muchas décadas “colocando en sus consejos de administración” políticos , economistas, banqueros e inversores de primer nivel internacional, con lo que han conseguido que la normativa europea y nacional , así como la legislación, sobre todo lo referente a la energía ,más pareciera que ha salido de sus despachos que de los del propio poder legislativo ( quizá sea que en este caso sean los mismos ), por este motivo es tan difícil introducir cambios que beneficien a la sociedad en lo que concierne a este sector; para que puedan comprender hasta donde llega la complejidad y el poder de estas multinacionales, les invito a comprobar ( como casi todo, los datos se encuentran en internet a disposición de quien quiera verlo) en manos de quien están las principales empresas energéticas que operan en España, y verán, que son del Gobierno Italiano, el fondo soberano de Abu Dhabi, fondos de capital riesgo norteamericanos, fondo de pensiones canadienses, fondo de infraestructuras australiano, Estado portugués, fondos británicos, compañía de seguros holandesas ,fondos suizos, y como no, fondos de inversión Chinos.

El aumento de los precios del gas en los últimos meses ha disparado la factura de la luz de los hogares que, en España, tienen las tarifas reguladas, esto se debe a que esta fuente energética es la más cara y la que, en el sistema actual, se toma como referencia para determinar los precios en el mercado mayorista de electricidad. siendo ese segmento del mercado decisivo para fijar lo que se paga en los contratos regulados, los que suelen tener los hogares más humildes.

Eso explica que en los precios del gas y de la electricidad suban en paralelo. También se ve con claridad lo que ha pasado desde que ha comenzado la guerra en Ucrania: una subida de vértigo de ambas cotizaciones. En España, se batió el récord del megavatio hora, situándose por encima de los 600 euros.

Resulta patético y lamentable comprobar cómo mes tras mes, el recibo de la luz se lleva hasta un 30% de las pensiones en el mundo rural, situación que, unida a una inflación descontrolada, y a una crisis de credibilidad política nunca conocida en el periodo democrático, nos hace preguntarnos, ¿por qué se está desmantelando el estado del bienestar?, una de las respuestas es evidente, a las empresas a las que nos referíamos anteriormente sólo y exclusivamente les importa la rentabilidad de sus accionistas, en ningún caso el ciudadano, llegando a acuñar una expresión que define perfectamente la situación en lo que a beneficios de las eléctricas hace referencia: los “beneficios caídos del cielo” (wind- fall benefits) pues ven retribuidos al precio más alto sus kilovatios (hidroeléctricos o de nucleares amortizadas) producidos a coste cero o casi cero, que para que nos hagamos una idea, en todo el mercado de los 27 , se acercan a 200.000 millones de euros.

No es de recibo afirmar, que la inflación y los precios de la energía, son única responsabilidad del genocida Putin y su guerra ilegal en Ucrania , pues , al cierre de 2021 la inflación se había disparado hasta el 6,5%, alcanzando el mayor nivel desde 1992,el precio de la luz lleva meses batiendo récords día tras día , y basta con ir a llenar el depósito del coche para ver los precios de los carburantes, evidentemente la guerra en Ucrania ha influido, pero señalarla como única culpable es fruto de la ineptitud o del intento de engañar a la población .

Los precios de la energía llevan altos muchos meses, pero con el comienzo de la guerra han subido todavía más, afectados por las sanciones a Rusia y por la alta dependencia europea al suministro ruso, no siendo así en el caso de España cuya dependencia del gas ruso es de, menos del 2%., pues como todos saben, nuestros suministradores principales son EE. UU Y Argelia.

Es cierto que España lleva tiempo solicitando a la Unión Europea cambios en el mercado energético y en los sistemas de fijación de precios, (véase la carta que las vicepresidentas Teresa Ribera y Nadia Calviño enviaron a Bruselas el pasado 20-09-2021). en ella clamaban por “amortiguar” los efectos del aumento de los precios energéticos (gas) en el de la electricidad; pedían frenar la especulación de otro componente inflacionario, la que se practica con los derechos de emisión de CO2; y reivindicaban la “compra centralizada” de gas a terceros países, como forma de abaratar el coste de las adquisiciones individuales, y también como mecanismo de asegurar unas reservas que garanticen períodos suficientes de autonomía energética

A esta iniciativa española, pronto se sumaron Italia y Francia, siendo Alemania quien abanderaba la negativa, pues su dependencia del gas (en este caso ruso) es muy elevada, no obstante, la guerra y la presión internacional han hecho que España empiece a sumar adeptos a una postura que lleva defendiendo desde hace casi un año: la necesidad de desvincular la evolución del mercado mayorista de la electricidad, que fija los precios de la tarifa regulada, de la cotización del gas.

La situación es tan grave , que se hace imprescindible un Plan de emergencia energético, que elimine tantas prebendas como tienen las empresas eléctricas y consiga fijar un precio al consumidor con parámetros sociales y no mercantiles , haciendo cambiar de destino los citados Beneficios caídos del cielo y lo sean para las familias y las Pymes , así como para empresas estratégicas que requieren de elevados consumos energéticos ,este plan debería revisar la fiscalidad de las empresas eléctricas y favorecer y potenciar de forma eficaz las energías eólicas y solares, con subvenciones y apoyos reales para instalaciones de auto consumo ( no el despropósito que es en la actualidad) .

Sería deseable que gobierno, oposición, partidos políticos, sindicatos y patronal apoyen las iniciativas encaminadas a buscar una solución europea, no utilicen la guerra ni la política de precios energéticos de la que todos sin excepción son también culpables , es momento de arrimar el hombro, y conseguir un acuerdo en la Unión Europea, pues una solución individual de España o cualquier otro país sería un error a medio y largo plazo, pues, como decía el escritor mexicano Juan Rulfo “ nos salvamos juntos o nos hundimos separados “.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.