POR UNA UNIVERSIDAD DEL SIGLO XXI


Agustín Plaza Aguado


En España,  las décadas de los 80 y 90 fueron los años en los que de la mano del PSOE se produjo uno de los hechos que más ha  ayudado a consolidar la democracia en nuestro país, y que fue uno de los cimientos del desarrollo actual y futuro , se trata de la universalización de la educación y especialmente del acceso a la Universidad de las clases populares, hasta esas fechas las universidades públicas eran patrimonio de unas élites económicas y culturales.

De la mano de las autonomías, al margen de que las transferencias en educación tardarán más o menos en llegar, empezaron a proliferar universidades y las existentes multiplicaron campus,  plazas y  titulaciones , de forma que en  pocos años  España se llenó de universitarios y titulados , gracias a esta revolución , muchos cambios socioeconómicos del siglo XX se hicieron posible en España , con ello cada vez nos parecíamos más a Europa y al exigente club de los países desarrollados.

Aquello, que  tuvo un mérito enorme, y sin duda puede calificarse de auténtica  revolución social, con el tiempo ha sufrido las consecuencias de la falta de criterios de mejora, de inmovilismo e ineptitud de gestión , de tal forma que,  como dicen los ranking recientemente publicados, España no tiene ninguna Universidad entre las mejores 200 del mundo, es comprensible que el retraso español del siglo XX obligara a la universalización como primer paso, pero ya en pleno siglo XXI la obligación de la Universidades españolas y de los dirigentes de este país es, como en el resto de los sectores, ser competitivos, buscar la excelencia y estar a la altura del mundo global donde nos ha tocado vivir.

Si alguna región ha sido ejemplo de buen hacer en la primera fase de universalización del acceso a la universidad, sin duda alguna esta  ha sido Extremadura,  con muchos errores en el camino, pero con un resultado final positivo en la medida que cumplió el objetivo básico propuesto, sin embargo el paso del tiempo y la evolución de la Universidad de Extremadura no ha podido ser peor, los errores de inicio, lejos de corregirse se han visto  aumentados, sirvan como ejemplo la atomización de distritos y pseudo distritos universitarios, atendiendo más a las cuotas de poder del bi-provincianismo y a espurios intereses de políticos locales;por continuar con los ejemplos ,esta Universidad ha acumulado una cantidad de titulaciones injustificadas desde la lógica formativa y de calidad, que llegan al ridículo y al esperpento, cuando se indaga en los motivos de algunas implantaciones las respuestas no pueden ser más increíbles, ya que  en muchos casos se trataba de dar cobertura a algunas sagas de enchufados  y gestores que de lo contrario no tenían cabida en el entramado universitario, o sea, el bien social empezaba por la defensa de los intereses de la “casta” y si luego cubría una necesidad o no, ya se vería, seguro que con los descartes de otras universidades se podría iniciar una promoción y luego el tiempo y la presión de la titulación iniciada harían el resto , y siguiendo con los ejemplos, uno de los principales y mejores activos , esto es, parte del profesorado, muy crítico con las incompetencias de los  distintos rectores , sus equipos y la inacción de la Consejería, empezó a sufrir agravios, desconsideraciones, humillaciones, para terminar siendo expulsados , cuando curiosamente eran los mejor preparados y peor pagados,    casualmente el estamento más afectado por la crisis económica acaba siendo el profesorado ( o parte de él, para ser más exacto) pues las elecciones a Rectores o cargos ,obligan a “contentar” a quien puede ser un conseguidor de votos; para no terminar con los ejemplos invito a quien proceda a revisar con qué países y universidades se tienen firmados convenios Erasmus , para ponerse a llorar! Y esto es sólo gestión , no pueden echar la culpa nada más que a la propia incompetencia o falta de trabajo, y qué contar de la conexión Universidad /Empresa, la expresión sería:  Patético!, por no hablar de dudas razonables de competencia desleal con la empresa privada en campos como fecundación equina, pruebas de esfuerzo para deportistas  etc etc etc

Obviamente, sería injusto no reconocer que aún sigue habiendo profesionales que tapándose la nariz, mordiéndose la lengua y con la única motivación de su propia vocación , pelean día a día porque la Universidad siga funcionando y se cumpla la labor social para la que se fundó .

Pero, los datos y la realidad no pueden negarse ni retorcerse hasta el extremo que la incompetencia de los gestores pretenden, de ahí que tengamos una Universidad que ocupa un lugar destacado en el vagón  de cola de las Universidades españolas, reduciendo año tras año las solicitudes de ingreso , creciendo en desprestigio y obteniendo cada vez peores resultados en los exámenes de ámbito global como los MIR , EIR o FIR, comprobando como muchos de los alumnos de bachillerato más brillantes de nuestra región intentan salir a otras universidades buscando mejor nivel y mayores opciones formativas y laborales.

Por todo ello , lamentando la inexistencia en nuestra Región de una sociedad civil mínimamente organizada,  desde estas líneas quiero defender la necesidad de un pacto político y social por una Universidad del S. XXI, un pacto valiente y con visión de futuro , que parafraseando al Presidente Fernandez Vara “Piense en Grande “ para llevar a cabo la transformación urgente y necesaria que la Universidad de Extremadura necesita y la sociedad extremeña està demandando.

MéridaComarca

Acerca de MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

Ver todas las entradas de MéridaComarca →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.