perdigo-web-opinionJuan Carlos Perdigón

Concejal del PP en el Ayuntamiento de Mérida


Después de darle muchas vueltas al tema con el que quería «entretener» a los lectores, me he dado cuenta de que, la inactividad a la que ha sumido el equipo de gobierno a Mérida durante todo el verano extremeño, no me permite encontrar algún tema con enjundia más allá de la polémica de los kioscos de la Plaza de España, y creo, que este tema está más que sentenciado y debatido, Mérida no quiere ese proyecto para su Plaza de España, por este motivo no entraré en este asunto.

Hoy estas breves palabras quiero dirigirlas al Sr. Osuna, haciendo hincapié en el título de este artículo; y es que, leyendo la entrevista que aquí ofrecía el mes pasado el Alcalde de Mérida, ante la pregunta que le espetaba el periodista de «Si fuese su cumpleaños y la oposición tuviera que hacerle un regalo en forma de concesión política, ¿qué les pediría?» el Sr. Osuna respondía: «La política  es cuestión de compromisos. Lo único que les pediría, es que pudiéramos trabajar en conjunto, con más lealtad institucional». Y aquí es donde le emplazo a que piense en lo que pide y que sinceramente valore que es lo que su equipo de gobierno da.

Y es que es muy fácil pedir compromisos y lealtad institucional, mientras a los que se los pides le das constantemente con un palo en la cabeza, se les falta al respeto a diario, constantemente vivimos deslealtades utilizando la mentira cuando faltan argumentos, intentando criminalizar y menospreciar el trabajo de los demás y de otros tiempos y hasta amenazar en judicializar la vida política de Mérida en cuanto te dicen cuatro «verdades como puños»; en definitiva y en su caso Sr. Osuna, y yo que soy muy de refranes, le aplicaría ese que dice «A Dios rogando y con el mazo dando».

O es eso, o es que usted no se entera del trato que recibimos a diario, concejales de la corporación que formamos la oposición y vecinos, tanto en despachos como en los medios de comunicación, por algunos de sus correligionarios, entre ellos esa señora que no sé si va de «poli mala”, pero que desde luego para nada favorece que se encuentren espacios de diálogo y trabajo. Por el beneficio de la duda que le debe amparar, pondré en cuarentena lo segundo, ¡que no se entera! y el tiempo nos lo aclarará a todos; porque si es lo primero, es decir que «usted va de suave» y después es un «semi-ogro» sería de un cinismo totalmente reprochable.

Pues entérese bien, porque las aptitudes y actitudes de sus fieros correligionarios no benefician a Mérida y con los constantes y demostrados ataques a la oposición hasta el extremo de querer destrozarle la vida a algunos concejales, no podrán culpabilizar a nadie de que no haya un buen ambiente y no nos sumemos en el proyecto de ciudad que todos queremos, entérese bien porque si sucede esto, sólo habrá un culpable, ustedes.

Hoy leo en los diarios como, para desviar la atención y justificar que le van a mantener gratis instalaciones deportivas que las tienen cedidas a terceros, vuelven a atacarme, mintiendo como siempre, diciendo que las instalaciones de césped artificial habían recibido altas inversiones por el gobierno anterior y que estaban abandonadas. Pues acláremelo, porque las inversiones están reñidas con el abandono y si, tuvimos que invertir mucho, por cómo nos las encontramos, pistas de Pádel sin cristales en el Diocles, se inauguraron pero no se pudieron utilizar nunca, se tuvieron que sustituir varias decenas de aspersores porque no funcionaban, poner iluminación en la Abadías, que bien que cobraban a los usuarios la luz del campo y tenían dos focos de obra, tuvimos que reponer SIETE m2 de césped artificial en la Paz que alguien había sustraído y podría seguir y seguir y no cansarme.

Hoy leo como el Ayuntamiento anuncia que han denunciado a un concejal del gobierno anterior por que se extraía «jabre» de una finca municipal en Royanejos para una obra de carreteras,  y… LO QUE NO DICEN, es que con ese acuerdo se arreglaron, sin coste para el Ayuntamiento, decenas de kilómetros de caminos municipales; y lo más bochornoso de todo este asunto es, que gracias a la extracción de «jabre» haciendo desmontes en la parcela que hoy utiliza el aeroclub, se ha cumplido con los requerimientos del Ministerio y hoy podemos contar definitivamente con la licencia de Aeródromo. Sr. Osuna todo esto no lo dicen, lo obvian, lo ocultan, pero no hemos tardado ni un instante en salir en la foto, eso sí A COSTA de intentar hundir en la miseria a un concejal del PP, a sabiendas de que el acuerdo de la extracción de “jabre” han sido todo beneficios para el Ayuntamiento y para Mérida.  

No olvide nunca Sr. Osuna, y esto se lo digo desde el cariño y el aprecio de esos años compartidos en la adolescencia, que «uno recoge lo que siembra» y «el que siembra vientos, recoge tempestades». No tiente más a su suerte a ver si usted va a conseguir que el deseo del resto de los concejales, de trabajar por una ciudad, se torne en hacerles a ustedes la vida imposible. Yo desde estas líneas le insto a que haga lo mismo que hicimos hace cuatro años, cuatro años trabajando por Mérida y aun teniendo la oportunidad de que les doliera la cabeza a más de algún concejal de su partido, nos olvidamos de los malos deseos de revanchas e inquinas y decidimos aprovechar el tiempo y dedicarlo, al completo, en pro de esta ciudad.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.