Las visitas al interior del emeritense Templo de Diana han comenzado este mes de abril, según ha indicado el Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida, una vez que la escalera de entrada reciba la homologación legal, que acredite que cumple con las normas de accesibilidad, al tratarse de un aparato que funciona también como ascensor para sillas de ruedas. La inversión realizada para hacer visitable este recinto ha sido de 386.000 euros y se enmarca dentro del proyecto Ciudades Romanas de Extremadura, que también contempla el acceso al Foro Provincial y la reforma de edificio de taquillas del antiteatro y teatro. La inversión total en Mérida es de unos 650.000 euros.

 

La entrada al Templo de Diana se realizará a través de una escalera móvil que se oculta en el foso perimetral que está situada en un lateral por donde se accedía al palacio cuando era vivienda


 

La intervención realizada en el Pórtico del Foro supone recuperar este espacio urbano para el público conservando el punto de entrada en la calle Sagasta a través de una rampa hasta la antigua plaza


Reformado el edificio de acceso al recinto monumental del teatro y anfiteatro romano para instalar las taquillas, la oficina de turismo y la tienda del Consorcio de la Ciudad Monumental


 

César Peguero

 

DSCN2591Estas visitas gratuitas y guiadas al Templo de Diana o Palacio de los Corbos se llevarán a cabo todos los sábados y domingos de abril, con cinco horarios por día, a las 11:00, 12:00, 13:00, 17:00 y 18:00 horas, en grupos de un máximo de 50 personas que accederán por orden de llegada. Este horario de fin de semana busca facilitar el acceso de los vecinos de Mérida, además del de los visitantes que recibe la ciudad.

Gracias a esta iniciativa, se podrán conocer los trabajos realizados en el Templo de Diana por el proyecto Ciudades Romanas de Extremadura, que ha invertido 386.000 euros, para hacer accesible el podio del monumento, de tal forma que los visitantes puedan acceder a él, y rehabilitar el Palacio Renacentista del Conde de los Corbos, donde se ha ubicado un espacio en la planta baja para centro de interpretación y otro en la planta alta para sala de conferencias.

El citado centro de interpretación, que explicará las vicisitudes del Templo de Diana a lo largo de la historia, tiene que ser dotado de mobiliario y se pondrá en marcha a lo largo de este año, como ya anunció la secretaria general de Cultura, Miriam García Cabezas.

El acceso definitivo al interior del Templo, una vez equipado el centro de interpretación, se realizará también por grupos restringidos de un máximo de 50 personas durante varias veces al día. Los horarios y el precio de las entradas no están aún fijados.

El proyecto Ciudades Romanas de Extremadura es una iniciativa del Ejecutivo regional, con una inversión total de más de tres millones de euros, para proteger y potenciar los principales enclaves de época romana en la región: Mérida, Medellín, Cáparra, Regina, Cáceres el Viejo, Nertóbriga, la villa romana de La Majona y Contributa Iulia.

La actuación surge de la necesidad de abordar la mejora de estos bienes efectuando las inversiones necesarias para procurar su adecuada conservación, así como ahondar en su conocimiento y adaptarlos a  usos adecuados para el disfrute social. Ello implica necesariamente abordar la confección de circuitos nuevos o renovar algunos de los ya existentes; consolidar estructuras  y elementos de adorno arqueológicos o, en algunos casos restaurarlos; construir elementos arquitectónicos que faciliten la visión de los restos arqueológicos minimizando el impacto de las visitas; mejorar los sistemas de iluminación; dotar de elementos informativos o renovación del algunos de los ya existentes; procurar la cobertura de estructuras frágiles y mejorar la accesibilidad.

Con el proyecto se recupera y promociona el legado romano de la región, a través  de ocho enclaves arqueológicos que conforman un itinerario histórico e impulsan la investigación científica sobre esta materia.

            INTERVENCIONES EN MÉRIDA

_RGC4119 (1)Las actuaciones en Mérida se han  realizado en varios ámbitos que se encuentran vinculados al Foro de la Colonia Emérita Augusta. Así, la inversión total en la ciudad es de 653.961, 50 euros y, además de contemplar el acceso para los ciudadanos al Templo de Diana, también incluye los del Pórtico del Foro y la reforma del edificio de entrada al Teatro y Anfiteatro Romano, donde se reforman las taquillas de los dos recintos monumentales y la del Festival de Teatro Clásico, así como la tienda del Consorcio.

Los objetivos de la restauración en el Templo de Diana han sido resolver la accesibilidad, facilitar el acceso a los visitantes al podio del Templo de Diana y rehabilitar el Palacio Renacentista del Conde de los Corbos ubicando en él un espacio en planta baja para un posible centro de interpretación y en la planta alta un espacio acondicionado para una sala de conferencias.

Esta intervención, ejecutada con la máxima sensibilidad y que salvaguarda el valor patrimonial del Templo, combina la necesaria rehabilitación del mismo con la posibilidad de convertirlo en un monumento accesible a cualquier visitante.

La mayor singularidad de esta intervención es la resolución del acceso al Templo de Diana, salvando los casi tres metros de altura del plinto. Se ha realizado un acceso desde el lateral este con una escalera-elevadora, asemejándose, siempre desde una respetuosa distancia, al acceso existente al Palacio cuando era utilizado como vivienda. Para reducir el impacto visual, la escalera móvil se oculta en un foso perimetral.

Para no distorsionar la idiosincrasia del monumento y después de un profundo ejercicio de reflexión, se han elegido pocos materiales con suficiente presencia para identificar la intervención, pero sin entrar en competencia con los materiales utilizados originariamente.

Se ha utilizado el adoquinado de marmolina en planta baja, tanto en el interior como en el porche como elemento referente de la plaza pública perimetral al Templo, delimitando dos zonas en las que los restos del granito de suelo original se han respetado, permaneciendo visibles bajo un vidrio de seguridad. Este adoquín respeta los elementos tradicionales de piedra y granito, no llegando a contactar físicamente con ellos en ningún caso ubicando una pletina de acero como elemento de transición.

La madera exterior en el suelo del plinto se utilizó como elemento noble para delimitar las zonas pisables y permitir asomarse a los visitantes a la ciudad. Siguiendo el mismo criterio que con la marmolina, no se produce encuentro directo entre dicho material y la piedra original colocando idénticamente una pletina a modo de transición.

La grava blanca se utiliza para resaltar los restos en el plinto del Templo. Se trata de un contorno delimitador de los mismos que ensalza la belleza de esos elementos antiguos que se han conservado.

Se utiliza la madera en la planta alta tanto en el porche como en la sala interior con la idea de ofrecer calidez al visitante. En el porche se producen encuentros con los materiales antiguos ejecutados con gran sensibilidad, al no colocar elementos de tapado de junta, sino que se opta por el cambio de dirección de la tabla de la tarima para resolver el desencuentro entre los planos horizontales y verticales delimitadores del espacio. Esta solución se repite en el techo de dicho porche, cuyo color es idéntico al de la carpintería, para provocar un contraste intencionado cuando se observa la porticada desde el plinto en contraposición al mortero de cal utilizado con el color original del Palacio en todos los muros y bóvedas.

Otro de los elementos más singulares de la intervención es la escalera interior del templo. Por las características de la intervención era necesario ejecutar una escalera que permitiese el acceso a la planta superior. La caracterización de este elemento obligaba a ejecutarlo conformando un objeto que ocuparía gran parte de la zona interior naciendo del suelo. Sin embargo, la propia intervención parecía contravenir este principio con lo que se decidió colgar la escalera provocando una paradójica contraposición de ideas, obligando al visitante a subir a la planta alta accediendo a la misma a través de una escalera colgada. Esta circunstancia es un signo de respecto por los restos. Una señal de reverencia ante el Templo de manera que un elemento, que por definición nace del suelo, se libere de esta idea para no tocar precisamente el suelo arqueológico y cuelgue del techo para facilitar el acceso a la planta superior. El material elegido para dicha escalera es el acero tipo corten, que es el mismo que se usa para la escalera exterior y el que remata la carpintería de encuentro con la sala de audiovisuales de la planta superior.

Una de las operaciones más delicadas ha sido el espacio porticado abierto al sur que presenta una arcada de sillería de granito cuyas bóvedas de arista interiores se encontraban en muy mal estado de conservación peligrando su estabilidad e imposibilitando, en su situación inicial, el acceso al edificio.

Se procedió al atirantamiento de las bóvedas y al refuerzo de las bóvedas con un mortero especial patentado por un grupo de investigación de la Universidad de Extremadura y se reconstruyó parte de la bóveda más situada al este del porche cuya directriz no descansaba sobre la columna de mármol de la fachada sur, sino sobre un paño de muro de fábrica muy debilitado por el transcurso del tiempo.

Con estas operaciones de cirugía arquitectónica quedó solventado el problema de estabilidad de las bóvedas de la crujía sur del Palacio Renacentista con lo que se asegura el acceso para los visitantes que podrán contemplar en toda su magnificencia este extraordinario icono de la ciudad. 

            PORTICO DEL FORO

La intervención en el Pórtico del Foro de la Colonia Augusta Emérita recupera este espacio urbano para el público resolviendo el problema de acceso al nivel de la antigua plaza romana con una rampa que cumpla los requisitos de accesibilidad en concordancia con los restos arqueológicos allí presentes. Así, se consigue acercar el recinto del Foro a los ciudadanos de Mérida y demás visitantes, conservando el punto de entrada desde la calle Sagasta en su parte más baja.

La rampa se desarrolla en dos tramos: Un primer tramo ejecutado en hormigón visto blanco que consolida la medianera, puesto que esta se encontraba en muy mal estado de conservación y un segundo tramo metálico ejecutado de forma que sea removible para evitar invadir el espacio porticado en el que se encuentran los restos arqueológicos y permitir al visitante disfrutar de dicho espacio, así como de las representaciones y demás actividades que puedan desarrollarse en ese entorno. También se han efectuado operaciones de limpieza y adecentamiento del yacimiento.

            TAQUILLAS DEL ANFITEATRO Y TEATRO

DSCN2595La obra ha consistido en la reforma de un edificio para realizar el nuevo acceso al recinto monumental del Teatro y Anfiteatro Romano de Mérida.

El acceso al Teatro y Anfiteatro romano de Mérida se realizaba por una puerta de hierro existente junto a la caseta de venta de entradas situada a su izquierda. A la derecha de la entrada se situaba un edificio destinado a la Tienda del Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida y detrás de él se encontraba otro edificio destinado a Oficina de Turismo. Ambos tenían acceso desde el exterior del recinto arqueológico.

Se ha realizado la reforma de estos edificios mediante la unión de sus dos volúmenes en un sólo edificio por el que se acceda al recinto del Teatro y Anfiteatro y donde se ubiquen tanto la taquilla de venta de entradas al yacimiento arqueológico como la tienda de recuerdos del Consorcio de la Ciudad Monumental, así como la Oficina de Turismo. Con esto se consigue, entre otros fines, que los turistas tengan un mismo punto de entrada y salida al yacimiento emeritense, unificando servicios y aprovechando sinergias.

El edificio cuenta con una entrada de acceso al recinto arqueológico y una segunda entrada a una zona diáfana donde se sitúa la tienda y las oficinas de Turismo. La salida del recinto se realizará por el mismo edificio atravesando el espacio diáfano.

El resultado ha sido un edificio que cuenta con un espacio amplio, diáfano y accesible. En su exterior se ha creado una nueva envolvente de la fachada del edificio mediante un aplacado de granito y vidrio que consigue una nueva imagen neutra, atractiva e integrada en el entorno de la Plaza Margarita Xirgu donde se ubica.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.