STOP A LA HOMOFOBIA


Zalo Aleson Vian


A tan sólo una hora y pico de aquí, existe un lugar donde se está llevando a cabo un exterminio del colectivo LGBTI, a cargo de un gobierno que declara abiertamente que en su territorio no existen personas homosexuales y que si existen sus familiares y amigos se encargarán de eliminarlos. Y todo esto en un país supuestamente civilizado y en pleno 2017. Cuando creíamos que los campos de la muerte nazis habían sido extinguidos del planeta tierra y que habíamos aprendido la lección, nos encontramos con un gobierno que sigue a pie juntillas la estructura de esos campos de exterminio y de forma abusiva detiene y asesina a todo aquel que pertenece a la comunidad LGBTI.

Todo esto ante el cruce de brazos de muchísimos gobiernos y otros colectivos, quienes no se atreven o no quieren levantar la voz contra ese gobierno maldito y su presidente. Silencio cómplice, silencio asesino. Frente a este silencio corporativo, ampliado a muchos medios de comunicación, la valentía de colectivos LGBTI y de otros colectivos sociales que sí son valientes y se han atrevido a decir BASTA YA, saliendo a manifestarse frente a la embajada de este lugar maldito. Y también el silencio cobarde de algunos medios de comunicación, quienes prefieren obviar este exterminio por miedo a no se qué.

No entiendo que esta pesadilla, en la que están muriendo muchas personas por el simple hecho de amar a otras personas, esté sucediendo en pleno 2017. Que un loco mande exterminar a parte de su pueblo por el simple hecho de que estos últimos sean homosexuales.

Y lo malo, que esto no pasa sólo en ese país cercano. A día de hoy aún quedan países donde amar libremente está penalizado con la muerte, donde se lanzan al vacío desde un edificio a personas cuyo único delito es amar, donde se condena a muerte a personas inocentes por el simple hecho de querer diferente. Y todo esto ante la impasibilidad de muchos gobiernos y entidades, que por intereses miran hacia otro lado y se defienden diciendo que son sus leyes.

En nuestro país, en nuestra región e incluso en nuestra ciudad, son muchos los jóvenes y no tan jóvenes gays, lesbianas, transexuales, bisexuales, etc.. que a día de hoy siguen sufriendo acoso en colegios, institutos, trabajos… muchos los que no se atreven a vivir abiertamente su sexualidad por miedo a ser reprimido. Los ataques a la comunidad gay se han incrementado últimamente, siendo muchos de estos ataques portadas de informativos y diarios. Nadie estamos a salvo de estos ataques. Y lo triste es que todo esto pasa en pleno 2017, en una sociedad supuestamente avanzada y con una mente abierta.

Recientemente nos despertábamos con el caso de dos chicas, una española y su novia, quienes perseguidas , en un país donde ser lesbiana o gay está condenado con la muerte, por un padre intolerante que deseaba ver muerta a su hija antes que verla feliz en brazos de otra mujer, han vivido momentos duros. Aquí la movilización ha servido para que al menos ya estén en España, a salvo de una muerte injusta.

Desde aquí, mi solidaridad con la comunidad gay de Chechenia, deseando que ese campo de la muerte sea cerrado para siempre y que la libertad sexual y de amar se imponga en todo el mundo. Que cada uno ame a quien quiera, con libertad, sin miedos y sobre todo sin ver amenazada su vida.

Mientras estas matanzas sigan, mientras exista una persona que sufre acoso por su condición, habrá mucho trabajo por hacer por parte de los que defendemos la libertad de la persona. Stop a la Homofobia en el mundo, stop al acoso escolar y laboral hacia cualquier persona por su identidad sexual o afectiva. Basta ya de muertes sin sentido, basta ya de agresiones. Hoy es la comunidad LGBTI quien está siendo perseguida ¿mañana a quién le tocará sufrir este exterminio?.

MéridaComarca

Acerca de MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

Ver todas las entradas de MéridaComarca →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.