Cristina Martín Sánchez

Concejala del grupo Municipal de  Ciudadanos en el Ayuntamiento de Mérida


Tanto oír hablar últimamente de Cataluña, del procés, de los apoyos de BILDU, de la rocambolesca huida de Puigdemont a Bruselas (y ahora de la inhabilitación de Torra), del encarcelamiento de los golpistas, de la fuga de empresas, del 155, de las elecciones del 21 de diciembre, de Gabriel Rufián y demás personajes,…¿Sabías que existe un lugar en España que se llama Extremadura?

Su capital es la antigua y maravillosa Emerita Augusta, una de las capitales del imperio romano en la península Ibérica, de sus tierras salieron los principales conquistadores de América, desde Pizarro a Orellana y desde Hernán Cortés a Pedro de Valdivia. Tenemos muchísimas cosas de las que presumir los extremeños.

Pues aún así, sigue habiendo gente que ni siquiera nos sitúa en el mapa correctamente, y esto, es en gran parte ( Por no decir toda) culpa de nuestros políticos.

Los extremeños nos hemos manifestado en Madrid para pedir trenes dignos para nuestra tierra, ya que los que seguimos teniendo, tardan hasta seis horas para distancias que en otros puntos de España los modernos AVE hacen en menos de la mitad. Viéndonos en la televisión, parece que bastantes españoles repararon en nuestra existencia, así como en la de la región de la que procedemos y que para muchos es un agujero negro en el mapa.

Nuestros agricultores ya no saben ni cuantas veces han pedido desesperados al gobierno y a la junta de Extremadura mejoras en sus condiciones laborales, las cuales, no son ni de lejos, un capricho. Extremadura sigue siendo una región esencialmente agrícola, la menos desarrollada de España y con el PIB por habitante más bajo y la tasa de desempleo más alta.

Empresas extrajeras y nacionales que se interesan en nuestra tierra, deciden irse a otros lugares ya que no facilitamos tampoco la creación de infraestructuras y lo que eso conllevaría, la creación de miles de puestos de trabajo en la región.

La arrolladora enfermedad de la despoblación que nos acecha desde hace ya muchos años, y que está haciendo que Extremadura contribuya a engordar la larga lista de la tristemente España vaciada.

En desempleo, también lideramos la lista, siendo una de las Comunidades con mayor tasa de población en paro, en su gran mayoría jóvenes, de los cuales, quien tenga la suerte de encontrar un empleo, lo hace en unas condiciones laborales precarias.

Y como estos, muchos otros ejemplos que seguramente me este dejando en el tintero, son la prueba de que Extremadura es la tierra de las oportunidades perdidas e inexistentes.


Abandonada durante la dictadura, tenemos que darnos cuenta que llevamos 40 años viviendo ya en democracia, y que ni unos ni otros, me da igual el color ( Mayoría socialista, eso sí ), han hecho nada por mejorar su tierra. Años de tira y afloja en los que los únicos que han sufrido las consecuencias son los ciudadanos en todos y cada uno de los pueblos y ciudades de nuestra comunidad.

El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, cree, además, que el nuevo gobierno de coalición que compuesto por PSOE y Unidas Podemos será beneficioso para la región. Pero mi pregunta es, ¿Se interesa el Sr. Presidente y su fiel palmero Iglesias por algo que no tenga que ver con etarras e independentistas?.

Hoy me paro aquí y pienso, que está claro que si los extremeños queremos que tanto el Gobierno Autonómico como el Gobierno de Central nos hagan caso, tenemos que dejarnos de manifestaciones y cartas a los periódicos y declarar la independencia de la comunidad autónoma, o mostrar nuestro apoyo a Sánchez para aferrarse a ese sillón que tanto le gusta, para que tengamos el mismo derecho, ni más ni menos que otras regiones ¿No?.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.