Agustín Plaza Aguado


 

Empieza 2023 con buenas noticias para Extremadura, mejoran los datos del desempleo, las altas en la seguridad social, las exportaciones, también se consolidan como realidades algunos macroproyectos industriales, pero, por encima de todas estas noticias, lo más importante es que, por fin, han llegado a nuestra región las lluvias, con una generosidad suficiente para, en pocas semanas, haber remontado el tremendo déficit hídrico en el que nos encontrábamos.

En octubre del pasado año se reunía el Consejo Asesor del Agua de Extremadura, y en ese momento los datos eran alarmante, pues el año hidrológico comenzó en octubre con apenas un 22% de llenado de los embalses, lo que supone entre 4 y 5 puntos porcentuales menos que en las mismas fechas del año anterior.

La realidad es que en estas fechas el agua embalsada en nuestra región está en torno a los 7900Hm cúbicos, que equivale a casi el 55% de la capacidad, 16 puntos por encima de la que había el año pasado en estas mismas fechas, y en cifras similares a la media de los 10 últimos años.

Con la llegada del nuevo año, también ha dado comienzo la campaña electoral para las elecciones municipales y autonómicas, los partidos políticos, los medios de comunicación y los poderes económicos ya engrasan sus maquinarias para convencernos que votemos por lo que a ellos le interesa.

Las primeras encuestas indican que el PSOE extremeño puede salir derrotado por el PP, de ser así, es evidente que el tirón nacional del Sr Feijoo será espectacular, pues pese a contar con la ventaja del desgaste del PSOE por gobernar en este trienio de calamidades, , el Partido Popular extremeño ha sido un ejemplo de inactividad e incompetencia durante la actual legislatura, con un cambio de líder que en nada ha ayudado al partido pues además de que a su líderesa no la conocen la mayoría de sus votantes , sus primeras actuaciones ,como por ejemplo, las decisiones de la gestión del partido en Mérida , además de ser un desastre han dado ya la medida de su ineptitud.

En cuanto al PSOE, la falta de gestión y de valentía para ser un gobierno con mayoría absoluta , sólo se justifica en parte por la pandemia, las consecuencias de la misma y la crisis económico-energética que nos asola, si bien es cierto que a día de hoy es una de las pocas comunidades que ha recuperado el PIB previo al COVID y ha conseguido ser la comunidad que más ha avanzado en la convergencia con el resto de España, de hecho ya no ocupa el último lugar, siendo relevada del furgón de cola por Canarias y Andalucía (especialmente afectados por las consecuencias de la crisis en el sector turístico), pero el bajo perfil de la mayoría del consejo de gobierno y el exclusivo liderazgo del presidente no han ayudado a que el PSOE afronte estas elecciones con la tranquilidad que debiera.

En Unidas Podemos de Extremadura, lo más reseñable y positivo es el cambio de líder, pues al contrario que en el PP, Irene de Miguel sí ha mejorado con creces a su antecesor (no era tarea difícil) y ha evitado la desaparición de esta coalición, incrementando la expectativa de voto que tenia hasta hace unos meses.

Ciudadanos, ese esperpento nacional, pese a que alguno de sus dirigentes regionales ha demostrado sentido común y coherencia política, lo normal es que, si llega a presentarse, cuestión más que dudosa, desaparezca de la Asamblea extremeña.

Lamentablemente VOX parece que va a irrumpir en el hemiciclo regional, aún están a tiempo sus futuros votantes de replanteárselo y seguro que encuentran mejor opción que esos guerra civilistas y ultras antidemócratas.

Sobre opciones regionalistas, de momento, no merece la pena perder el tiempo en ellas, pues a la falta de concienciación regional hay que sumar la ausencia de líderes que pudieran hacer del regionalismo esa fuerza de interés político que tan buenos resultados está dando en otras comunidades autónomas cuando en Madrid su voto se compra a precio de oro.

Todo hace pensar en un 2023 entretenido y con elevadas expectativas, en el que al menos debemos exigir a los medios de comunicación que tengan un comportamiento digno y ético, a los partidos políticos que dentro de sus discrepancias y polémicas destierren el exabrupto y la crispación, a los poderes económicos que dejen de manipular para perjudicarnos y amargarnos la vida, empobreciéndonos cada día más.

Para empezar, el gobierno del Sr Fernández Vara podría tomar la iniciativa de poner solución al enorme problema de los déficit de gestión y atención sanitaria, provocados por los intereses económicos que favorecen la privatización del sistema de salud, pues un gobierno socialista con mayoría absoluta es quien únicamente puede y debe afrontar con valentía este problema, enfrentándose a los lobbies sanitarios y a las multinacionales, que con el apoyo de políticos corruptos,tienen como objetivo privatizar las necesidades básicas de nuestra sociedad, empezando por la sanidad, y a esto sólo se le puede hacer frente desde el poder político, mejorando la gestión y aportando recursos y normas que impidan el deterioro de la sanidad pública.

Por último, a los criminales de violencia machista que asesinan a mujeres y luego quieren redimirse suicidándose o intentándolo, que inviertan el orden de los factores, primero se suiciden y luego …. ¡Ellas podrán seguir viviendo sin miedo!

About Mérida Digital

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by Mérida Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.