Antonio Luis Vélez Saavedra


Es algo habitual la presencia de la familia real en Mérida, suelen acudir sobre todo a alguna función en el Teatro Romano durante el Festival de Teatro Clásico, así en 2020 vinieron los reyes con sus hijas, y el año pasado Doña Sofía también vino al concierto de inauguración.

Pero este mes de mayo ha sido el mes de los reyes en Extremadura, ya que en primer lugar estuvo en nuestra ciudad la reina Leticia, o Letizia nunca sé, para entregar los premios que concede el Real Patronato de Discapacidad, que este año recibió el Ayuntamiento de Mérida, aunque en esta edición estos importantes galardones hayan ocupado principalmente la sección de moda por el vestido blanco y negro de Mango, que la reina y una galardonada se copiaron mutuamente.

Después esa misma semana el rey Felipe VI entregó el Premio Europeo Carlos V en el Real Monasterio de Yuste, lugar de retiro del monarca de los Habsburgo que heredó uno de los imperios más extensos que nuestra civilización ha conocido, pero que el monarca dilapidó en continuas guerras hasta la ruina económica, como bien relata Don Ramón Carande en ‘Carlos V y sus banqueros’, le disputa al felón Fernando VII el título de peor rey de la historia de España.

Ya desde Yuste Felipe VI fue hasta Plasencia a inaugurar la XXVI edición de Las Edades del Hombre, muy recomendable, y que va a marcar el inicio de un muy interesante año cultural en la capital del Valle del Jerte.

Pero el momento cumbre del baño de multitudes de los reyes se produjo con la visita a la comarca extremeña de Las Hurdes, conmemorando el centenario del mismo viaje que realizó el bisabuelo del monarca, Alfonso XIII, quien durante su estancia encontró una región castigada por el hambre, la falta de recursos y las enfermedades, y que por desgracia se convirtió en una imagen tópica muy negativa sobre nuestra tierra y nuestra gente de Extremadura.

Y viene todo este relato al caso, porque curiosamente después de esta intensa actividad de los reyes en nuestra región ha saltado la noticia que ya llevaba un tiempo rondando, y es la de que desde el lejano oriente, como si de la cabalgata del seis de enero se tratara, vuelve el Rey Emérito Juan Carlos I a España. Justo tras la visita, se ha sabido que Felipe VI y Juan Carlos I han que-dado para verse en Madrid.

Y con todo esto y otras muchas informaciones, he ido atando cabos y al igual que durante la pandemia la información sobre el virus y las vacunas ha dado lugar a teorías muy locas, pues igual a mi me ha entrado la idea de que el rey emérito Juan Carlos se va a venir de Abu Dabi a vivir, aun-que sea por temporadas, a Extremadura, paso a compartir algunos de los elementos que me ayudan a mantener esta teoría:

– Está claro que Don Juan Carlos no puede volver a su casa de Madrid, antes tendría que resolver sus diferencias tanto con Doña Sofía como con su hijo Felipe VI, no lo veo posible.

– Aunque ya existía, los Reyes con sus recientes visitas han fomentado un clima muy favorable a la monarquía en nuestra región, alejada de ideas más críticas con la corona existentes en otras comunidades.

– La cercanía del norte de Extremadura con Madrid, donde se encuentra su familia, lo que les facilitaría visitarlo de forma habitual.

– La caza, una de sus conocidas aficiones y a la que buen seguro tendrá ganas de dedicarle el tiempo que no ha podido dedicarle en su exilio.

– La tranquilidad de nuestras comarcas rurales le permitirían cierta libertad de movimiento, así como un mejor trabajo de su personal de seguridad, además de una mayor discreción para mantenerse alejado de los focos mediáticos y sensacionalistas.

– El calor ya no será un problema, ya que las temperaturas de Abu Dabi son similares a la de Extremadura en verano, por lo que el monarca después de dos años en Emiratos Árabes estaría perfectamente acostumbrado ya a los rigores de nuestro clima.

– La conexión con la historia de sus antepasados como Alfonso XIII o Carlos V, o con la suya propia, ya que fue en Casatejada, localidad del norte de Cáceres, y cerca de Yuste donde se comenzó a gestar su futuro reinado, ya que fue allí donde se produjeron las negociaciones entre su padre Don Juan y el dictador Franco sobre la sucesión monárquica.

En fin, aunque aquí en Mérida, antigua Emérita Augusta, sería bien recibido puesto que los roma-nos diseñaron esta ciudad para los eméritos, esta teoría de la estancia de Juan Carlos I en Extremadura es más bien un poco en broma, pero de producirse se trataría de un sorpresón mediático, no olviden entonces que fui yo quien primero les avisó.

 

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.