Álvaro Vázquez Pinheiro y Montserrat Girón Abumalham

Unidas por Mérida (Izquierda Unida –Podemos)


En diciembre de 2019, el ayuntamiento de Mérida adquirió el llamado convento de las concepcionistas con la intención que crear una zona verde y de esparcimiento en torno al propio convento. El convento se encontraba rodeado de locales y otros espacios que, hasta hace poco, alojaban negocios en locales alquilados a comerciantes de la zona por parte de las antiguas propietarias, las monjas. Como la cosa de los ingresos es una cuestión terrenal ante la que poco o nada se puede hacer a base de rezos, la congregación de las concepcionistas decidió vender por la cosa de hacer caja, y en estas el ayuntamiento decidió aprovechar la oportunidad para darle una vuelta a un inmueble y un entorno con apenas uso desde hacía años.

Y la idea era buena, pero de buenas intenciones está el infierno lleno.

La práctica totalidad de los comerciantes que venían desarrollando su actividad en los locales adyacentes al convento tuvieron a bien trasladar sus negocios, para dar cumplimiento a los deseos más terrenales que inspiraban la decisión de la congregación, pero no todos.

Willy desatendió los ruegos –y triquiñuelas- de los representantes legales de las monjas, pues el demonio tiene muchas caras, y continuó con su peluquería en los bajos de un edificio situado en la plaza del parador, y adscrito a la propiedad que finalmente adquirió el ayuntamiento. Por supuesto, a nadie se le ocurrió consultar con Willy cuales eran sus planes de futuro o como llegar a un acuerdo, aunque difícilmente se puede construir una zona verde con una peluquería en ristre, pero así quedaron las cosas.

El ayuntamiento, que se cree que todo lo puede, se dirigió a Willy, requiriéndole para que abandonara el local en el que había instalado su peluquería hace casi cincuenta años. Así, sin más zarandajas; pero la cosa se torció cuando se percataron de que nuestro querido Willy, además de peluquero tiene vocación de ciudadano, y por tanto sujeto de derechos por los que estaba dispuesto a plantar cara.

Por lo visto, en el gobierno local a nadie se le ocurrió que semejante acto de rebeldía pudiera darse, es lo que suele ocurrir cuando el mandato representativo se abrevia hasta dejarlo sólo en mandato, y al requerimiento notificado por el ayuntamiento respondió el ciudadano Willy con una denuncia en el juzgado.

¿Qué paso? Pues lo de siempre, que la soberbia es amiga íntima de la estupidez. El juez dio la razón al vecino y el ayuntamiento se quedó con un palmo en las narices en su pretensión de que un tercero renunciase a todos sus derechos para hacer realidad la voluntad de nuestro querido alcalde.

El despropósito adquirió tal calibre que durante el juicio el ayuntamiento intentó convencer al juez que Willy apenas utilizaba el local, y que en realidad su negocio consistía en poco más que atender en domicilios particulares, como si el hecho de que la peluquería llevase abierta 50 años fuese poco menos que una argucia irrelevante que poco o nada significaba. Mala estrategia la de emponzoñar el nombre con aquellos con los que seguidamente te podrías ver obligado a negociar.

¿Resultado? Pues resumidamente, Willy ha hecho valer sus derechos, y el ayuntamiento tendrá que rogar, y pagar, al peluquero rebelde, pues únicamente por propia voluntad abandonará el local, por lo que la puesta en marcha del proyecto municipal se ha venido abajo, fruto de la prepotencia de un gobierno local poco amigo de los vecinos que defienden lo que es suyo.

Pregunta: ¿cómo podríamos calificar la actitud de aquellos que creen que pueden disponer a su capricho de los derechos de los demás? Otra más, ¿ningún miembro del gobierno local pensó en intentar llegar a un acuerdo antes de llevar a cabo la compra del convento? ¿En serio?

Conclusión: gracias a los buenos modos y a la delicadeza del gobierno municipal hemos comprado un convento para llevar a cabo una obra que ni siquiera podemos iniciar. Que maravilla.

En resumidas cuentas, no intentes tomarle el pelo al peluquero, no vaya a ser que salgas trasquilado

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.