ESTE OTOÑO PUEDE SER MUY LARGO

Comparte esta noticia...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Mª Antonia Sanmartín

Concejala Independiente Ayto de Mérida


Cuando este número de MéridaComarca vea la luz, ya se habrán consumido las Ferias y Fiestas de septiembre y los ecos exitosos del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, nos quedarán como muy lejos. Por descontado, mostrar mis felicitaciones a toda la organización del Festival y a su eficaz director, Jesús Cimarro, al que los números le avalan y personalmente, creo que está demostrando una gestión más que eficaz. Pero aún, nos quedarán varios conciertos del Stone And Music Festival, al que felicito por sus grandes éxitos en esta segunda edición y que hacen posible la afluencia de capitales a Mérida, con la llegada de turistas y fans.

Antes de nada, quiero aprovechar esta ventana para condenar y repudiar enérgicamente los viles atentados acaecidos el paso mes de agosto en Barcelona. La tolerancia y la pluralidad, el respeto hacia otras culturas, la acogida en nuestro país, no debe estar pagada ni manchada con sangre inútil e inocente. Y lo peor de todo es que quizás, si hubiera disminuido el grado de prepotencia de algunas autoridades y, hubiesen dado la importancia que requería la información alertada por otros servicios de inteligencia, hoy, algunas de estas muertes, sino todas, se podrían haber evitado. Como se suele decir: a buenas horas mangas verdes.

Retomando el hilo de mi primer párrafo y como dice el título de esta columna, este otoño puede ser muy largo, para los ediles emeritenses y sus conciudadanos. Al equipo de gobierno, se le acaban las chanzas, jolgorios, inauguraciones y fiestas varias, con las que al modo de la antigua usanza romana, acallaban las voces del vulgo, con pan y circo. Ahora, intentarán maquillar el desastre de ciudad que han creado y sus grandes pifias, como la interminable obra de los quioscos de la Plaza de España, o sus siniestras y oscuras intenciones con el Mercado de Calatrava, con la panacea del proyecto de la azucarera. Que por el bien de todos, ojalá llegue a materializarse y no sean cantos de sirena y espuma de mar. Yo, apoyo a la materialización de este proyecto, pero lo que no comparto y estoy en total desacuerdo es en las elevadas condiciones que nos quieren imponer con las descaradas exenciones de impuestos. Estamos de acuerdo de que son puestos de trabajo muy necesarios para Mérida, pero pueden crear precedente en otras industrias venideras y que se conviertan en arma de doble filo y elementos de presión para el equipo de gobierno del señor Osuna.

Por su parte el PP, se desmorona en renuncias y luchas de poder, de cara a la inminente carrera electoral municipal. Están más preocupados en salvar su trono, que en atender a su electorado, que ya bastante marcado está por los continuos casos de corrupción.

IU y PODEMOS, intentan poner un poco de cordura con su exhaustiva fiscalización. Pero en ocasiones, por su naturaleza de partido, se enfrascan en noes, dimes y diretes, que no conllevan a nada; tan solo al no por el no, porque lo has dicho tú y no yo.

Desde mi posición, poco puedo hacer más que escuchar a los desalentados ciudadanos e intentar ayudarles y trasladarle sus quejas y sugerencias al equipo de gobierno. Escucharles, porque a pesar de exponerlo en repetidas ocasiones, sigo sin poder tener un pequeño despacho o habitáculo, donde poder recibir dignamente a cualquier emeritense que desee exponerme su situación. Pero aunque esté sola, no voy a parar de trabajar por Mérida y sus ciudadanos hasta el último segundo de esta legislatura. Y para la siguiente, ya veremos quién ríe más en esta tragicomedia, que es la política municipal de Mérida.

 

Dejar una opinión