IU-Mérida rechaza la solución del gobierno sobre la Banda Municipal Música

publicado en: Mérida | 0
Comparte esta noticia...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

NOTA DE PRENSA


Izquierda Unida-Mérida afirma que la solución propuesta del gobierno municipal de sustituir los músicos profesionales de la banda municipal por voluntarios es una forma de menospreciar la labor de la banda.

Desde IU-Mérida entendemos que la adopción del voluntariado como forma de gestión de cualquier servicio o actividad pública supone un desprecio a los derechos de los trabajadores y un modo aberrante de despreciar la importancia de su labor, que solo puede verse reconocida por la profesionalización de sus componentes. 

La solución adoptada por el equipo de gobierno supone una absoluta chapuza en la que se ha adoptado una decisión, sin que previamente se considerara seriamente cuales debían ser las alternativas más adecuadas. El hecho de que el propio Ayuntamiento prohíba la presencia  del voluntariado para las prestación de los servicios  contratados por la administración municipal, pone de manifiesto hasta que punto la utilización de voluntarios supone una aberración en términos respeto y consideración por la labor desempeñada por los demás. 

En IU-Mérida, consideramos que el trabajo hay que pagarlo, y si bien existen ámbitos en los que se pueden desarrollar actividades de voluntariado y solidaridad, en ningún caso se dan estas circunstancias en el ámbito de las administraciones públicas, en la que las prestaciones de servicios por parte de personas o empresas deben estar sujetas a los vínculos jurídicos que reconocen el valor de los trabajos realizados y los derechos que de esto se deducen.

Consideramos absolutamente lamentable que, con el objeto de eludir su responsabilidad en esta forma de degradar el trabajo, el equipo de gobierno atribuya a esta situación a una forma de adaptación a los “nuevos tiempos”, en los que esperamos que el señor delegado siga cobrando por el trabajo que desempeñe para cubrir sus necesidades y desarrollarse profesionalmente. 

En definitiva, si bien podía ser discutible que se mantuviera en plantilla a doce músicos a los que se les pagaba básicamente por ensayar, la opción del gobierno municipal se sitúa en las antípodas del sentido común y el respeto a principios tan básicos como la dignidad del trabajo y la profesionalidad. 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.