Álvaro Vázquez Pinheiro y Montserrat Girón Abumalham

Unidas por Mérida (Izquierda Unida –Podemos)


El gobierno municipal dice que las necesidades sociales están cubiertas en Mérida. Lo repetimos para que quede bien claro. Durante la última sesión del pleno del ayuntamiento de Mérida, la delegada de hacienda presentó una medida presupuestaria para finalizar de asignar en los proyectos que el gobierno de Osuna quiere financiar con el dinero del ejercicio 2021. En total, la cifra ascienda a unos 16 millones de euros.

El anuncio de las medias suponía que, tras la aprobación de los gastos propuestas, una cantidad de unos 570.000€ serían destinadas a la deuda financiera municipal, pues parece ser que por decirlo de alguna manera ese dinero “sobra”.

Tras conocer el dato, el grupo municipal de Unidas por Mérida presentó una propuesta para destinar ese importe a finalidad distinta de su aplicación al pago de una deuda en la que el ayuntamiento está al día. La propuesta era la adquisición de viviendas por parte del ayuntamiento para destinarlas a cubrir situaciones de emergencia social que requirieran proporcionar viviendas a personas que carecieran de ella por causas inesperadas, o que no pudieran evitar. La propuesta no fue aprobada. Tan sólo el grupo municipal de Ciudadanos votó a favor, acompañando al proponente, claro está.

Víctimas de violencia de género, familias que sufrieran un desahucio, población migrante, o usted mismo -si sufre alguna desgracia por la que repentinamente pierde su vivienda. Estas podrían ser las personas que podrían beneficiarse de este tipo de medida.

A juicio del gobierno municipal, esta medida resulta innecesaria debido a que ya se disponen de los recursos necesarios para atender este tipo de necesidades. El PP afirmó que el asunto era demasiado difícil de llevar a cabo (¿?) y a Vox no le gustó la propuesta. 570.000€ son poca cosa, afirmaban.

La cobertura de las necesidades de personas distintas de una mismo siempre requiere un esfuerzo. La situación personal de cada persona – su desarrollo profesional, su nivel de renta, su extracción social, determinan en buena medida la urgencia y prioridad de las necesidades que entendemos como las más perentorias, de tal modo que, o estás atento a lo que ocurre a tu alrededor o terminas pensando que todo el mundo vive como tú y los problemas que hay que atender son los tuyos y los de las personas de las que te rodeas, que suelen ser como tú.

Habitualmente las medidas llevadas a cabo por el gobierno se centran en la creación de la actividad económica y el fortalecimiento del tejido empresarial. Bajo ese fin se contratan 800.000€ para la promoción de un festival de música, o se emplean 250.000€ en el espectáculo de luces y sonido durante el mes de navidad. La adopción de medidas destinadas a los que se encuentran fuera de la vida económica y social de la ciudad siempre encuentran más resistencia al atravesar el umbral del ayuntamiento.

La pregunta que quizás deberíamos formular para hallar una respuesta a cuáles son las claves que permiten explicar el rechazo a la creación de instrumentos para solucionar situaciones de emergencia social es la siguiente: ¿cuál hubiera sido el resultado de la votación si el pleno municipal estuviera formado por personas en riesgo de exclusión social?

Según la Asociación de Gerentes y Directores de Servicios Sociales, Mérida se encuentra entre las diez ciudades de España con menor gasto social por habitantes, entre los municipios con más de 20.000 habitantes. Nada más que añadir.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.