Fran Medina Cruz


Siempre, a estas alturas del año, en este mes que transcurre entre sentimientos, felicidades y desborde culinario, a la hora de abordar un artículo sobre la actualidad social y política, se acostumbra a recapitular lo vivido, lo criticado y expuesto al público con elementos de palabras que se lleva el viento, pues nada de lo que en estos tiempos se escriba y se publique, dura más en el sentir emocional de la sociedad lectora, y de lo que dura un suspiro. Culpa quizás, de la gran cantidad de noticias de las somos receptores obligados y a la tremenda velocidad que ocurren las cosas.

Por esto es prudente solo dar una opinión breve en base a nota de escuela de primaria, -un BIEN-, aceptable, y más que un aprobado ajustado. Pues aunque seguimos a la cola de España en empleo, infraestructuras, oportunidades y políticas sociales, es merecido subrayar que Extremadura, y Mérida en concreto, sobrevive con cierto éxito a los males que ésta pandemia de consecuencias bíblicas ha traído a nuestras vidas. Mérida sigue su camino, siempre merecido, de políticas acertadas o equivocadas, su historia de ciudad milenaria. Con sus costumbres, sus éxitos y sus defectos, y sobre todo, siempre abierta al mundo, y eso el mundo lo nota.

El siguiente paso es desear unas felices fiestas en modo: a todos, todas y todes, pues está de moda, que ya pasará, pues es sabido que, como todas las modas, estas tienen su fecha de caducidad.

Que ésta navidad sea lo menos parecida a las navidades pasadas. Que podamos abrazarnos como nunca debimos dejar de hacerlo, pues como dice el anuncio aquel, “la vida es acojonante”, y aquí me quedo.

Lo último es prestarse a pedir el último deseo. Siempre en secreto, como el voto, que es personal e intransferible, aunque a este deseo suele acompañar otro de carácter general: la paz en el mundo, trabajo y salud para todos, y felicidad, mucha felicidad para soportar los reveses que empezaran el 2 de enero. Yo añadiría acierto, en todas nuestras decisiones, bien como sociedad o a nivel particular, que si bien la vida se refuerza con los fracasos, va siendo hora de dejarlos atrás.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.