¿Orgullo Gay, o simplemente orgullo?

publicado en: FRAN MEDINA CRUZ, Opinión | 0
Comparte esta noticia...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

FRAN MEDINA CRUZ


La semana del orgullo gay, o todo el mes si los medios de comunicación lo ven oportuno, ¿pero que es el orgullo? Dos acepciones derivan de la palabra en cuestión; la primera viene a decir que es exceso de estimación hacia uno mismo y hacia los propios méritos por los cuales la persona se cree superior a los demás, lógico pues la lucha por normalizar este aspecto de lo sexual en determinadas personas se ha llevado con mucha dificultad y penalidades. La segunda acepción nos dice que es el sentimiento de satisfacción hacia algo propio o cercano a uno que se considera meritorio, parte de la misma lógica trabajada a lo largo de los años. Pero, y es aquí donde reside mi duda, ¿nos esta llevando este camino al lugar que merece? Acabo de ver en uno de los canales de nuestra televisión, como entrevistaban a la que va a ser nuestra representante en el certamen de Mis Universo, por lo tanto Mis Universo España, tildándola de transexual cuando su mayor deseo desde bien pequeña era ser mujer, ASI NO LO SERÁ NUNCA, pues no la dejaran de presentar como la primera transexual en ganar un certamen de belleza. No es el camino. Y no es el camino adornando todo esto con guirnaldas, postureos y fiestas, mas parecidas a las bacanales romanas que a la lucha por la igualdad.

Un día escribí que somos lo que cabe en tan solo 1450 centímetros cúbicos, nuestro cerebro. Todo está dentro de nuestra cabeza, nuestros gustos, nuestros sueños, nuestra forma de ser, de amar, de coquetear, y de formar parte de todo. Lo demás solo son herramientas; brazos, piernas, órganos sexuales, todo nuestro cuerpo no pensante, y nuestros cinco sentidos. Todo se puede reemplazar, mejorar, modificar, extirpar, corregir, cambiar si la ciencia lo permite, y con todos estos cambios que queramos provocarnos seguiremos siendo la misma persona, con la misma mentalidad de siempre, con los mismos gustos, con la misma actitud, con los mismos deseos. Solo que en mejores condiciones para nuestro desarrollo.

Por lo tanto no me preguntes que soy, si lo que soy está dentro de esos 1450 centímetros cúbicos de cerebro, no me preguntes si soy gay o hetero, solo dime si yo te gusto, porque tu a mi si me gustas. Ese es el verdadero camino de la igualdad, no poner nombres, no aislarse en apelativos, no etiquetarse con una denominación, solo dime si te gusto. Porque ese es el verdadero sentido de toda igualdad y libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.