QUE SE CUMPLAN TODOS NUESTROS DESEOS

Comparte esta noticia...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Juan Barquilla

Portavoz de Ciudadanos Mérida


En este artículo que cierra el año, en primer lugar, desear unas Felices Fiestas y Próspero 2019 a todos los lectores, además que todas las ilusiones y metas que nos planteemos se conviertan en realidad.
La temática del presente artículo iba a ser sobre las convulsas, para algunos, Elecciones Andaluzas, y buen título hubiera sido: “Cuando las barbas de tu vecino veas cortar…” que al final decliné en favor de un tema de actualidad más cercano.
El anterior artículo, versó sobre la lacra del juego y el rápido incremento de apertura de locales de apuestas en ciudades y numerosos pueblos de nuestra región. Así como la modificación de normativa a nivel regional para facilitar la instalación y el efecto llamada a estos negocios del juego y apuestas. Terminaba clamando la implicación de las administraciones locales, regionales y estatales, ante el problema que tenemos con la ludopatía en la actualidad, ya que muchas generaciones están en juego.
Recientemente ha llamado la atención el anuncio por parte de autoridades políticas regionales y algunos promotores de la creación de un mega proyecto en Castilblanco. Que entre otros valores incluye cuatro casinos, hoteles, parque temático, parque acuático, miles de viviendas, puerto deportivo en el embalse, circuito de Fórmula 1 y hasta un estadio con capacidad para 40.000 personas con el escudo en la fachada del Getafe club de fútbol incluido, por lo visto un error en el diseño, o un error espacio-temporal. Vaya usted a saber, cuanto menos, curioso.
Proyecto que de realizarse en su totalidad se vaticinan más de ocho mil millones de inversión y cincuenta mil empleos. La empresa se acogería a beneficios fiscales como un tipo reducido del 3% en el impuesto sobre juegos y ocio, y exenciones municipales del 95% sobre el IBI, IAE y licencias de obras. Según informaciones en diferentes medios.
También se informa en prensa, que parte de los terrenos son de uno de los promotores, y que al final después de varios intentos, parece ser que un empresario norteamericano se ha visto seducido por nuestra hermosa tierra. Ya estuvo estudiando la viabilidad de la zona otra empresa norteamericana hace unos meses, con un proyecto similar, que decidió declinar esos terrenos por la situación geográfica de Castilblanco, por la red de comunicaciones y otros factores que detallaron en su día.
Recordemos como se frustraron inversiones vinculadas también con el juego en otros lugares de la geografía española; como fue Eurovegas, el Reino de Don Quijote en Ciudad Real, o Gran Scala, en Los Monegros.
Dada la situación actual, podría ser un balón de oxígeno para la región al completo si se lleva a cabo el proyecto finalmente. Hablamos de una zona deprimida, y ojalá todo discurra por la senda de la razón y de la lógica y no se juegue con las ilusiones de un pueblo, el extremeño, tan ávido de proyectos serios.
Otra noticia de gran importancia para Mérida y su entorno, así como para la región, es el acuerdo firmado para construir una azucarera en Mérida. Desde Ciudadanos Mérida ya mostramos nuestro apoyo y la gran conveniencia de este tipo de proyectos para la ciudad.
El proyecto en Mérida coincide con el fin del cupo europeo de producción, que liberalizará el cultivo de la remolacha sin más estrictas limitaciones. Teniendo en cuenta que la otra ciudad que pujaba por la ubicación de la planta es inglesa, imagino que la incertidumbre sobre el Brexit ha podido hacernos un favor. Precisamente este cupo impuesto en la Unión Europea fue una de las causas que sentenciaron el cierre de la planta de La Garrovilla.
Hace semanas curioseando, al entrar en la página del grupo empresarial que nombraban en prensa, me sorprendió leer el siguiente mensaje: <<Contáctenos ahora para configurar su propia refinería. Llama ahora>> y en el apartado de futuros proyectos, aparecía el de Mérida con una curiosa descripción, tal que: <<Proyecto en estudio sujeto a la obtención de subvenciones de la UE y financiación de proyectos>> A primeros de este mes se anunció el acuerdo y el protocolo por el que se podría realizar el proyecto en Mérida.
Indagando más en un sector que desconocía por completo, pero que a base de preguntar y consultar, he captado algunas ideas principales del sector que traslado.
El azúcar, según los anglosajones es una <<commodity>> o sea, un producto tan básico que la industria apenas puede innovar para diferenciarse de sus competidores, la ventaja de las empresas reside en el precio y no tanto en las cualidades del producto final. Es una especie de sector estratégico, similar a la energía, formando parte de las políticas nacionales de muchos países, con una producción muy protegida.
Los aranceles, los precios garantizados de producción y las subvenciones son constantes en las industrias azucareras de la mayor parte de los países siendo mayoritariamente producido y consumido de forma local.
Refiriéndonos a la remolacha, precisa de rotación de terrenos y debe ser refinada cerca de las tierras de las que se ha extraído dado que es mucho más difícil almacenarla que el jugo de la caña, que puede ser extraído y conservado, para ser luego refinado.
Según afirman los expertos, cuesta menos importar azúcar crudo y refinarlo en el lugar de destino que transportar el azúcar ya refinado. El negocio está cada vez más en los derivados y en los subproductos generados en la transformación.
Los biocombustibles han revolucionado el sector, la remolacha puede utilizarse para producir etanol, codiciado en un mundo necesitado de energía.
La Historia nos ha enseñado que los lugares menos desarrollados han sido fuente de materias primas, mientras que los más poderosos han sido los encargados de procesarlas y devolvérselas, más caras, al punto de origen. A Extremadura le falta creer en sus productos y posibilidades para dar ese salto.
Volviendo a releer el título de este artículo, con los años y la experiencia sabemos que los deseos se cumplen, únicamente y no siempre, a base de duro trabajo y gran preparación. La cultura del “pelotazo” es todo un reto a desterrar de nuestro imaginario colectivo.
Debemos pararnos como sociedad, y preguntarnos qué ciudad y región queremos en el futuro y trabajar duro para conseguirlo. Otros ya han tenido demasiado tiempo y sus promesas de hace 30 años, las estamos recogiendo hoy en día. Así nos va.

MÉRIDA SERÁ LO QUE LOS EMERITENSES QUERAMOS QUE SEA.

Acerca de MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

Ver todas las entradas de MéridaComarca →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.