Asociación Amigos de Mérida


Otoño ya no es otoño. Tras septiembre se extiende un tiempo indefinido en el que cabe cualquier estación. Los días de niebla gris se alternan con brillantes mañanas de noches intempestivas. Tras varias jornadas de lluvia ligera e intermitente, el amanecer despejado del fin de semana me permitió dar un paseo matutino.

Mis pasos me encaminan por el puente romano a la margen izquierda del río tras dejar atrás el enorme edificio gris que cubre los restos arqueológicos de Morerías. Esta margen se ha transformado en los últimos decenios en un interesante escaparate de edificios administrativos de estilo milenial. Cuatro columnas desnudas sobre una sobria escalinata abren acceso al patio de la escuela de la Administración Pública. Un patio de hormigón color arcilla y albero que poco invita al juego.

Más allá del parque de las siete sillas, se yergue una pequeña y angulosa catedral dedicada al saber; granito, metal y cristal entre el pasado del puente romano y el presente arco del Lusitania. Este templo cultural con tres plantas de salas llenas de libros de papel y virtuales, lleva el nombre de uno de los poetas de nuestra ciudad e hijo predilecto, Jesús Delgado Valhondo.

El fluir del río lleva mi andar más allá, por la orilla, camino de la presa de Montijo. Apenas recorridos unos metros, me recibe un enorme mosaico tridimensional de relieves de Mérida, esculpido por Esther Pizarro, que conforma el Palacio de Congresos de Mérida, hogar de la música, las exposiciones y el espectáculo en la ciudad y no-sede de la OEx.

Dejo atrás el funcional y coqueto edificio que alberga la Escuela Superior de Hostelería y Agroturismo. Infrautilizada su residencia y deseosa de nuevas titulaciones, la ESHAEX nació hace una década con el objetivo de ser referencia en un sector tan importante para la ciudad y la región como la hostelería. Aprieto el paso, pues los aromas que fabrican en ella permanecen en su entorno, intranquilizando un estómago que desea emplearse a pesar de lo corto del paseo.

El último de los grandes edificios modernos de la orilla izquierda queda escondido entre un bosque de apartamentos y bloques de edificios, fuera de la vista desde el paseo del río. También llegan aromas desde Ifeme, esta vez de angustia, de desamparo, de enfermedad; emanados de una vieja fábrica que nunca esperaría ser el centro de interés en una pandemia mundial.

Camino tranquilo, dejo que el aire fresco de la mañana me envuelva, subo por la avenida del Prado para cerrar el paseo por la avenida del Duque de Ahumada y descubro asombrado un edificio en el que nunca había reparado. Una enorme caja de cemento y cristal se encuentra rodeada de un mal cuidado césped. Me acerco a él y siento un escalofrío. Efluvios de abandono y olvido atraviesan sus paredes, una inapelable sensación de vacío lo envuelve.

Pregunto a un vecino por el edificio. El Archivo General de Extremadura, pero está cerrado, me responde. De hecho, nunca ha estado abierto, continúa contándome. 10 millones de euros costó y un lustro de construcción. Se terminó en 2015 y desde entonces sigue cerrado. Se supone que se dedicaría a conservar, difundir y disponer para la investigación, la cultura, la gestión administrativa y los fondos documentales de la Junta. Se supone que crearía una docena de puestos de trabajo y podría inyectar algo de vida a un barrio humilde. Tal ha sido el abandono, que han tenido que destinar otro medio millón de euros a reparaciones en un edificio que no se ha estrenado. Cada año prometen abrirlo, cada año pasa sin que encuentre algo más que silencio entre los estantes que pusieron hace poco tiempo y que imagino que estarán vacías. Otro gran proyecto cultural de la región, esta vez ubicado en Mérida, nacido para poner a disposición de los ciudadanos interesantes fondos culturales que tiene que seguir esperando para ver la luz y llenar de susurros sus pasillos.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.