Amigos de Mérida

Trabajando por nuestra Ciudad


Recuerdo, de joven, salir de casa y tener que cerrar los ojos, cegado ante la luz reflejada en las paredes, inmaculadamente blancas, de las calles del pueblo de mis padres. Recuerdo, de joven, el trajín tradicional de hombres y mujeres con la brocha en la mano, el bote de cal y la ropa de faena, blanqueando las fachadas de sus humildes viviendas desde temprano hasta que un sol de justicia impedía continuar sin riesgo de deshidratación. Recuerdo, de joven, que el hogar comenzaba un palmo más allá de la fachada de la casa, donde una escueta acera marcaba el fin de la linde doméstica, una acera que también se cuidaba, se pintaba, se barría y fregaba.

Recuerdo, de joven, la sonrisa de satisfacción de mis padres, tíos y abuelos, al terminar de blanquear la fachada de la vieja casa, estilo barroco popular sevillano, orgullosos de contribuir al buen aspecto del pueblo, como el resto de paisanos, orgullosos del buen aspecto de su casa, acogedora, abierta a los vecinos.

Hace ya mucho que no es Mérida uno de esos pueblos de casa baja encalada, luminoso hasta el extremo, de puertas abiertas y gentes orgullosas de sus calles. Ahora, quizás cegados por el brillo resplandeciente de nuestros gigantes ancianos de piedra, olvidamos que cada fachada, cada acera, nos pertenecen a todos, también a cada uno.

Coincidiendo con las fiestas de carnaval, la Asociación Amigos de Mérida ha convocado un concurso de fotografía invitando a los viandantes de nuestra ciudad a levantar la mirada y apreciar la belleza de nuestras calles, más allá del legado que nuestro pasado milenario nos muestra. Ha sido gratificante la respuesta obtenida. Las instantáneas recibidas nos han paseado por una ciudad sencilla, grandiosa, humana, bella, decadente… en ocasiones con fachadas de las que resulta difícil sentirse orgullosos.

Apelando al espíritu del carnaval, las fotografías presentadas han maquillado la realidad, quizás para realzarla, quizás para ocultarla, en cualquier caso, sacando a la luz la belleza de lo existente, de lo oculto o de un pasado que ya no es. Dando forma al anhelo de una ciudad orgullosa de su luz, de sus padres, tíos y abuelos.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.