Antonio L. Vélez Saavedra

Amigos de Mérida


En anteriores artículos he hablado de la presencia de Mérida en la literatura universal, pero no solo en el ámbito de las letras ha sido una referencia la antigua Emérita, y también procede dedicar algún capítulo de la serie a la historia, pintura o la arquitectura que es a la que van a estar dedicadas estas líneas.

Durante el reinado de Felipe II, España llegó a ser la primera potencia de Europa y alcanzó su apogeo. Fue el primer imperio de ámbito mundial. Por primera vez en la historia, un imperio integraba territorios de todos los continentes habitados, se decía por ello que en España nunca se ponía el sol.

Y fue ese mismo Rey el que camino de Portugal pasó por Mérida con Juan de Herrera, arquitecto real, que dirigió obras tan significativas como el Palacio Real de Aranjuez, monasterio de San Lorenzo de El Escorial, el Archivo General de Indias de Sevilla o el Puente de Segovia de Madrid, el protagonista de este artículo.

Su presencia en nuestra ciudad está documentada tanto en la historia de Mérida de Bernabé Moreno de Vargas, coetáneo del Rey y del arquitecto, como diferentes biografías de Felipe II, donde dan cuenta de los días que pasaron en Mérida: «Acompañaba el arquitecto Juan de Herrera al rey Felipe II en un viaje a Portugal, cuando pasando por Mérida y asombrados ambos de la riqueza de monumentos preciosos de la antigüedad, que allí se conservaban, determinó Felipe II detenerse quince días para que su arquitecto los examinase. De todos ellos, sin la más mínima excepción, trazó diseños e hizo descripciones artísticas e históricas Herrera»

No queda constancia de lo que hizo el Rey esos quince días, pero el arquitecto si que aprovechó el tiempo, ya que precisamente fue de nuestro Puente Romano de donde sacó el arquitecto la inspiración para diseñar el Puente de Segovia, el más antiguo de los conservados en Madrid y que todavía hoy sigue prestando servicio para cruzar el río Manzanares. Es este puente donde curiosamente desemboca la Autovía de Extremadura, para llegar hasta el centro de Madrid desde el Paseo de Extremadura, comunicando la capital de Extremadura con la capital de España, fíjense la próxima vez que pasen por allí. Miles de peatones y vehículos transitan cada día sobre sus arcos. El Puente de Segovia está ahí desde 1584, Madrid era entonces una pequeña villa. Pero acababa de cobrar importancia cuando Felipe II ordenó trasladar aquí su corte. Desde entonces sería capital del reino.

El puente de Juan de Herrera tenía que ser ancho, sólido y duradero, y que mejor que la referencia de aquel de Mérida milenario y cuyo estilo tanto le influyó en el diseño de sus propias obras: «comenzado el año 1548, se abre al tránsito un puente en la salida de Madrid hacia Segovia, a imitación de uno romano que había en Mérida. En esta última construcción podemos ver la influencia directa del arte romano, que llega a él por un vestigio de la arquitectura civil de esa época.»

Los dibujos y estudios que hizo Juan de Herrera durante su estancia en Mérida se enviaron a Madrid para que sirviesen de estudio en la Academia de Ciencias que fundó y de la que fue director, pero desgraciadamente todos perecieron en el incendio del Real Alcázar de Madrid en 1734, residencia de los monarcas y destruido completamente en aquel incendio de incierto origen, en el que además del trabajo de Juan de Herrera sobre Mérida desaparecieron obras de Leonardo, Rafael, o Velázquez, aunque otras tan insignes como Las Meninas pudieron ser salvadas.

Esta es, muy resumida, la historia que une a ambos puentes, y como no aprovechar la crisis sanitaria para hablar de otros puentes, los que nos unen socialmente: familia, amigos y todo nuestro ámbito social requiere que establezcamos nuevos modos  de relacionarnos, unos nuevos puentes de solidaridad que estamos obligados a fomentar  para cuidar mejor de los que más nos importan, la situación lo requiere, la responsabilidad es de todos.


 

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

One Comment on “MÉRIDA UNIVERSAL IV — El Rey que se llevó el Puente Romano a Madrid”

  1. Me ha encantado tu artículo Antonio.
    No sabes estas pequeñas historias de mi ciudad, lo que me alegran el día estando tan lejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.