LA TRAICIÓN SOCIALISTA CON LOS TERRENOS DEL HERNÁN CORTÉS

Comparte esta noticia...Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Pedro Acedo 
Portavoz PP Ayuntamiento de Mérida


Escucho y leo en los últimos días diferentes propuestas para el solar del antiguo cuartel militar Hernán Cortés. Ideas para todos los gustos, algunas de ellas con evidente interés electoral y otras, por cierto, bastante absurdas y desinformadas. En todo caso, todo el mundo puede opinar y proponer lo que entienda conveniente, tenga el interés que tenga. Pero es bueno recordar por qué la mayoría del solar del viejo cuartel está paralizado y lleno de jaramagos.

 La verdad es que fue un palo para Mérida la marcha de los militares a Bótoa, allá por 1996. Así lo decidió el Gobierno socialista de Felipe González, que ya gobernaba España desde hacía más de doce años. Pero, aunque ya hablaré de esto en otro artículo, mi idea hoy es hablar desde su marcha hasta nuestros días, sobre todo porque era yo era el alcalde de Mérida en aquellas fechas y firmé muchos documentos para que los más de 50.000 m2, sean hoy de todos los emeritenses y formen parte del patrimonio municipal. 

Y ese terreno no nos vino llovido del cielo. Tuvimos que pelear, y no poco, con los responsables del Ministerio de Defensa y con los reversionistas. El Ayuntamiento tenía poco terreno allí; su propiedad principal era el suelo de las viviendas de la calle Teniente Flomesta. Para hacernos con la propiedad del antiguo cuartel, le permutamos al Ministerio ese suelo de las viviendas por el que ellos tenían en el recinto. Exactamente igual hicimos con 50 familias emeritenses, a las que en 1919 les expropiaron varios miles de metros cuadrados para uso militar y que, al perder tal condición, exigían su propiedad. Le permutamos ese terreno por otro en la Urbanización El Prado. Así, de forma muy resumida, nos hicimos con esa propiedad. Resumiendo: el Hernán Cortés es hoy del Ayuntamiento de Méridaporque el Gobierno Municipal que yo presidía lo adquirió. Y desde luego, en esta adquisición participaron de forma decisiva funcionaros municipales, especialmente la Secretaria General Mercedes Ayala.

 Esto está todo documentado y, por lo tanto, no admite duda alguna. Desde entonces y durante el tiempo que he tenido responsabilidad, he intentado darle el mejor uso posible para nuestra ciudad. Juzguen ustedes mismos:  

La primera idea, compartida en un principio con la Junta de Extremadura, fue cederle el recinto completo para que allí se construyeran todas las consejerías de la administración autonómica, esas que después fueron a San Lázaro, el antiguo barrio de La Paz; en mi opinión, el mayor error cometido por Rodríguez Ibarra. El caso es que se arrepintieron y, sin ninguna explicación convincente, renunciaron al Convenio por el que le cedíamos el Hernán Cortés para construir allí la Ciudad Administrativa Regional. Dicho convenio de cesión fue firmado por el entonces consejero de la Junta, Manuel Amigo, y por mí mismo como alcalde. También documentado. 

Otra idea y propuesta que hicimos, muy bien vista por el entonces presidente del TSJ de Extremadura, hoy vicepresidente del Tribunal Supremo, Ángel Juanes, fue la de construir ahí el Palacio de Justicia, cuya fachada estaría frente  al parque López de Ayala. Ya saben ustedes donde se construyó finalmente, también en el mal llamado Peri. Otro gran error para Mérida.

 Después de estos demostrados intentos, abortados siempre por los socialistas, el arquitecto emeritense Rafael Mesa hizo un proyecto muy bueno para la ciudad: Espacios públicos y privados, plaza de un tamaño que doblaba la de al actual plaza de España, museos, salas de exposiciones, 2.000 plazas de aparcamientos, cientos de puestos de trabajo…. Se adjudicó la concesión en concurso público a Joca en UTE con otros empresarios. Por fin….

Pero no, en 2007 vuelve a gobernar el PSOE en el ayuntamiento y, en connivencia con la Junta de Extremadura una vez más, se lo cargan todo. Anulan la concesión e indemnizan a los empresarios. Y prometieron que iban a hacer allí lo nunca visto… Diez años después, no han hecho nada. Abandonaron hasta las catas arqueológicas. Hoy es un recinto abandonado a la suerte de los rastrojos y las ratas. Y tienen  la cara, ellos y sus cómplices, de seguir prometiendo. Y es que muchos no escarmientan.

Acerca de MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

Ver todas las entradas de MéridaComarca →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.