Fran Medina Cruz


Que me perdonen los que no entiendan este artículo, de contenido irónico, que no pretende nada más que puntualizar algunas cuestiones, pues me sale de las entrañas vituperar a los cuatro vientos, lo bien que crecen las plantaciones de mariguana en Mérida con un delegado de Seguridad, biólogo. Y es que la política tiene estas cosas. Ya que los ciudadanos no votamos a nuestros representantes, solo a unos partidos que luego dispondrán a su antojo de las conformidades de los gobiernos, a espaldas del interés general de la sociedad, osease, por mérito de confianza, que ya todos sabemos cómo y de qué manera se gana esa confianza. Y con esto no quiero decir que el señor “delegado” no tenga la valía y la capacidad necesaria para representar ciertos cargos en política, sino que desconoce el fundamento y el funcionamiento de dicha delegación. Vamos, que carece de estudios mínimos sobre el tema. Conceptos y normativas propias como: plan de seguridad y emergencias, planes de autoprotección, sus operativas y su normativa, entre otros aspectos de la misma.

Y es que Mérida está siendo una ciudad importante en el entramado a gran escala de la elaboración y tráfico de sustancias nada beneficiosas para la salud pública y prohibidas por ley. De la manufacturación del corcho y cárnicas, de las cerveceras y bebidas gaseosas, hemos pasado a la elaboración, cuidado y distribución de mariguana y derivados. La operación “Peces” dio buena cuenta de ello con los más de 30 detenidos entre los que se encontraban cinco policías (el grupo de Estupefacientes de Mérida) y un guardia civil de la comandancia de Badajoz, según informaron fuentes policiales. Y quiero subrayar que, se destapó gracias a la propia investigación policial. Corruptos los hay en todos los lados.

Y es que según estadistas proporcionadas por epdata, las denuncias por tráfico de drogas van en aumento desde el año 2019. Esto demuestra la decadencia económica y de futuro de toda una comunidad autónoma, pues los datos pueden ser extrapolables al resto de las grandes urbes de nuestra Extremadura, y es fiel reflejo de la precariedad laboral a la que está siendo sometida la población más joven, que junto con la falta de recursos y la desmotivación policial por el tratamiento que una ley laxa en penas, son el caldo de cultivo perfecto.

Para terminar, quiero mencionar algunas estadísticas, con las que algún recién proclamado Secretario General del PSOE extremeño se da golpes de pecho. La tasa de desempleo (fuentes EPA) es de un 21.3%, siendo casi el 50% menores de 24 años. Extremadura la región con menor número de jóvenes con estudios superiores, un 35.6%. En fin, golpes de pecho.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.