Por Alfonso Valadés


En la historia de un equipo se puede entrar por muy diversos motivos, nuestro protagonista el ‘tanque’ Gabrich, con su llegada al M.C.P. en 1997, contando con 23 años y procedente del ‘afamado’ AJAX, que lo tasó en 500 milloncejos de las antiguas pts., entraba también en la historia del futbol en nuestra región por ser el fichaje más costoso que nunca haya realizado ningún otro club extremeño.

Lo más fácil aquí en esta cuestión sería hacer leña del árbol caído, ‘y va a ser que no’, ya que existen otras formulas bastantes más elegantes, enriquecedoras y constructivas.

En el fondo, la verdad, es que no fue el jugador quien se puso el cachet. De hecho, este futbolista aterrizó en Ámsterdam por 5 millones de dólares,-unos 700 millones de pts.-, y os recuerdo que Fouto se tuvo que emplear a fondo para convencer al delantero ya que el Real Oviedo, presidido entonces por D. Eugenio Prieto, también mostró mucho interés en contar con su concurso.

Con el Ajax de Van Gaal, participó en 14 partidos, pero lo tenía difícil para jugar y alternó también con el equipo “B” para no estar inactivo ya que los tulipanes arriba tenían artillería pesada con los Babangida, Overman, Kluivert o Gari Litmanen.

Pero vayamos por partes: Iván Cesar Gabrich, nació en Rosario en 1972, un 28 de agosto. Comenzó jugando al futbol en el equipo infantil del colegio donde a los 14 años lo descubrió un tal Jorge Bernardo Griffa, que hizo una gran labor en la cantera de Newell’s Old Boys.

Un Griffa que triunfó como zaguero en el At. Madrid, aquella defensa formada por Rivilla, Griffa y Calleja, en 1962 ganó a la Fiorentina su primer título europeo, –la recopa-, con José Villalonga de entrenador.

Rosario es una capital importante a orillas del rio Paraná con más de 1.500.000 H. que destaca por la abundancia de cafés literarios y la belleza de sus museos así como por la cruenta rivalidad entre sus dos equipos de futbol, Newell´s y Rosario Central, que vienen a ser algo similar a los Betis-Sevilla en España.

La capital Rosarina puede presumir de haber dado luz con 32 años de diferencia a los dos grandes mitos ‘leprosos’ como son ‘la pulga’ y ‘el loco’, Messi y Bielsa. Ambos con raíces de Newell’s, cuya mística integran a pesar de que Marcelo Bielsa, solo llegó a jugar 4 partidos en primera con esa elástica, y Messi salió de su cantera siendo un alevín y creció, nunca mejor utilizada la terminologia, en el FC. Barcelona, a donde llego con 13 años.

La querencia por Bielsa viene de su faceta como entrenador rojinegro al que hizo campeonar en el 91, y los llevó después a jugar la final de la libertadores donde cayó en los penaltis frente al Sao Paulo, de Tele Santana. Desde 2009, su estadio con capacidad para casi 45.000 E. lleva su nombre: ‘Estadio Marcelo Bielsa.’

Iván Gabrich, debutó en primera división frente al Quilmes, con victoria 1-0, gol que anotó Mauricio Pochettino, esto ocurría en 1991, defendió los colores ‘leprosos’ desde el 88 al 95.- La primera vez que el ‘tanque’ apelativo que ya le venía de Argentina, jugó en nuestro país fue un martes 29 de agosto del 95, con motivo del ‘XXIII trofeo villa de Madrid’ en el Calderón con victoria para los de Radomir Antic, por 3-1, el segundo tanto del Atleti, lo hizo Leo Biaggini, que coincidió con él, tanto en Argentina, como en el M.C.P. y que había fichado con los colchoneros en ese mismo año, que los de D. Jesús Gil, ‘aleluya’, hicieron el doblete.

Su llegada a Mérida vino rodeada de una gran expectación ya que se esperaba que el equipo diera un salto de calidad, y que los goles … del “9” debieran ser claves para asentarnos entre los grandes del futbol nacional, ocurrió que los goles se quedaron solamente “en el gol”, y punto. que anotó en Riazor frente al ‘depor’ en la decima jornada, el 9 de noviembre del 97.- La realidad es que aquella plantilla del M.C.P. tenía potencial como para haber salvado cómodamente la categoría, pero el equipo estuvo muy mal dirigido desde el banquillo por un D’alessandro, que no estuvo a la altura de las circunstancias, inclusive, se sacaron peores números que en la campaña del debút en primera, con un presupuesto, que como mínimo doblaba al equipo que dirigió Kresic.

Yo, la verdad sea dicha, a Gabrich, nunca lo he visto como delantero centro, las peleaba todas, pero casi siempre de espaldas a la portería, ni era oportunista ni solía estar en su sitio, un hombre gol y oportunista que siempre estaba con la ‘cañita’ preparada era Juan Sabas, que saliendo siempre desde el banquillo marcó 9 o 10 goles.

Este futbolista con su 1,90 y 87 Kgs. podía haber sido un buen defensa central, pero, nadie supo interpretarlo así. No obstante en casos similares, si hay precedentes, y me podría remitir –valga la comparativa-, a Lorenzo Juarros ‘Loren’, que en su época de ariete en la Real fue fichado en el 89, por el Atletic Club, previo pago de 300 millones, y convertirse de esta forma en el traspaso más alto dentro de los futbolistas nacionales hasta aquel preciso momento.

Pero al igual que Gabrich, no le hacia un gol ni al arco iris, en el 91, medio se lo regaló al equipo de su tierra, el Real Burgos, y en el 93, lo recuperó la Real Sociedad y lo reconvirtió como defensa central donde rindió a plena satisfacción, y en unión de Fuentes, Pikabea y Aranzábal, con Alberto bajo palos, fueron un muro muy difícil de franquear, y que Salva Iriarte le saco un notable rendimiento.

Muchos jugadores más que aceptables, se han quedado a mitad de camino o no han explotado en lo futbolístico, simplemente por jugar desubicados en demarcaciones donde simples ‘alineadores’ como D’alessandro, los han utilizado -o utilizan- en demarcaciones donde nunca han ofrecido su verdadero potencial, y cogiendo como punto de referencia un caso muy reciente, podíamos poner nuestro punto de mira en Marcos Llorente, cuya transformación en el Atleti, al pasar de hacer el trabajo sucio como medio de cierre, a jugar prácticamente como un punta mas, el Cholo, al margen de resucitarlo como futbolista, lo ha convertido en un buque insignia no solo de su equipo, sino en una de las revelaciones de nuestra liga.

En resumidas cuentas, si partimos de la base que el ‘supuesto pistolero’ Gabrich, era de los que sudaban la camiseta como un autentico profesional, muy poco le puedo reprochar, otra cosa es que le pidiéramos ‘peras al olmo’. En el mundo del futbol el gol se paga a precio de oro y el problema aquí, en este caso concreto, es que nos dieron:’ gato por liebre’.

 

 

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.