Pedro Acedo


Sin duda, y bien sabe Dios que no me alegro, el Partido Popular está dando que hablar en Extremadura por cuestiones internas. Me refiero a los nombramientos de los candidatos a las alcaldías de Mérida y de Badajoz. Poco tengo que decir sobre las posibilidades del PP para gobernar en ambas capitales. Entre otras cosas porque no pertenezco a ningún órgano del partido y por tanto no conozco suficientemente a los elegidos. María Guardiola tiene un amplio y experto equipo para elegir a personas que, efectivamente, tengan posibilidades para acceder a las respectivas alcaldías. Además, parece que han hecho encuestas y muchas consultas para descartar a los que partían como favoritos. La presidenta autonómica, joven y creo que preparada, no va a tirar piedras a su propio tejado.

En todo caso, en este artículo no quiero opinar de los candidatos, reitero que no los conozco apenas, sí quiero exponer de las formas y del lío que se ha formado en algunos sectores de la familia popular, sobre todo en Mérida y aclarar de paso lo que creo que está pasando. Al menos como yo lo veo. Hay mucha desinformación al respecto.

En Mérida, según los Estatutos del PP, corresponde a la dirección regional con sus diferentes órganos, la designación de los candidatos de poblaciones de más de 20.000 habitantes, es el caso de la capital autonómica; en Badajoz es Madrid,. Y me consta que en ambos casos la Nacional ha dado la autorización para los nombramientos de Fátima Mulero e Ignacio Gragera. Matizar, – y dada las circunstancias no es un asunto menor- que lo que se ha hecho ahora es presentar a los “futuros candidatos”, esto será una realidad cuando el Comité Electoral lo apruebe definitivamente; sino que se lo pregunten a Cavacasillas que también lo nombraron de la misma forma y ahora lo han desnombrado.

Por lo tanto, si María Guardiola ha consultado con su equipo, ha evaluado a los candidatos y tiene el visto bueno de Madrid , puede – y así lo ha hecho- elegir y presentar a los candidatos de las capitales. Hasta donde yo se, Cavacasillas estaba nombrado por el presidente provincial, que no tiene competencias para ello ;(el ridículo ha sido mayúsculo). En cuanto a Mérida, sencillamente no estaba elegido. Lo que había en la capital autonómica era una Comisión Gestora ideada por Manuel Naharro como pago a los avales que le dieron esos militantes para su candidatura a la presidencia provincial; que por cierto las gestoras son órganos excepcionales ideadas principalmente para cuando un presidente fallece o dimite, que no fue el caso de Mérida. Su misión principal es gestionar el partido en su ámbito territorial durante un tiempo máximo de seis meses salvo “que concurran circunstancias excepcionales” . Aquí llevaban 14 meses y no había nada excepcional. Es palmario que dicha gestora se hizo para echar a un comité ejecutivo legítimo y nombrar y elegir al candidato a la alcaldía dedocráticamente. No ha salido.

Todo claro. Resumo: El Comité Regional del PP es el órgano competente para designar a los candidatos de las grandes ciudades de Extremadura. Y María Guardiola lo ha hecho. Otra cosa es que acierte. Manuel Naharro ha prometido y ha creado unas expectativas a unos supuestos candidatos, para lo que no tiene competencias. Y de paso ha formado el gran lío. Yo ya dije en otro artículo que este hombre dará “juego”.

En cuanto a “las formas”, no se de qué se quejan algunos, son las mismas de siempre, esas formas por las que fueron elegidos ellos mismos.

Último: me parece denigrante la campaña, más que sucia, aunque infantil, que están haciéndole a Fátima Mulero. Y que no digan que son gente de VOX o del PSOE, no, desgraciadamente son personas del PP, muy acostumbradas a calumniar permanentemente a compañeros si las cosas no les sale según sus intereses. Hacen daño personal a la candidata y al mismo partido.

PD. Este es el artículo que había escrito para comprender lo que había pasado con las candidaturas de las dos capitales. Lo iba a borrar por los últimos acontecimientos, pero creo conveniente mantenerlo. A última hora han cesado a Fátima Mulero por, según María Guardiola, pérdida de confianza. O ha dimitido por petición gubernamental, lo que viene a ser lo mismo. Es obvio que los malos se han salido con la suya y la campaña infame en contra de la ya ex candidata, ha acabado con su vida política antes de empezar. Las razones habrán sido poderosas porque Mulero ha sido utilizada y tirada como un clínex. Y no se me olvida que fue el PP quien fue a por ella. En otros tiempos mi partido decía que “el PP era el partido de las personas”. Sería en otros tiempos.

¡FELIZ NAVIDAD!



 

About Mérida Digital

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by Mérida Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.