Alfonso Valadés


Históricamente en Extremadura y en nuestra ciudad que es realmente quien nos ocupa, los clubes nacionales importantes que están ‘in mente’ de todos, solían contar con sus correspondientes peñas entre sus fans y seguidores, mientras que los equipos de la localidad estábamos huérfanos de ellas. Ese ha sido un mal endémico muy común entre nosotros y que haciendo uso del refranero español, digamos que hemos sido ‘candiles en casa ajena’.

En Mérida por ejemplo: no es hasta mediados de los años 60 cuando se constituyó la pionera de ellas, fue en 1965 y es un honor que le corresponde a la denominada como ‘Puerta de la Villa’.

Su fundador fué D. Juan Rejas López y el primer presidente D. José Amigo “Pepe”. Y tirando posteriormente del carro el histórico ex jugador del Deportivo Emérita, Luis Gallardo Puerto. En aquel año 65, la entidad todavía lucia el nombre de SD. Emeritense, seria al año siguiente en 1966, cuando ya pasaría a ser denominado como Mérida Industrial CF siendo D. Francisco Álvarez Benito, su primer presidente.

Después fueron apareciendo sucesiva y cronológicamente, otras como ‘Los Romanos’, presidida por D. Manuel Asensio. La ‘Emérita Augusta’ con D. Emilio Galán al frente. La ‘Cruzcampo’ con D. Ángel Carabias como cabeza visible. La ‘Cuesta’, que tenía su sede en el bar del mismo nombre en la C/ Oviedo, siendo presidida por D. Manuel Haba. En la barriada de San Andrés, (Cantarranas) también surgió la de ‘Villalonga’ con Vicente Pereira, y el ‘Botero’, que al igual que la anterior, era nombre del bar donde tenía su sede social.

La mayoría de ellas contaban con alrededor de 25 componentes. No faltaban a su cita en el estadio municipal, y en sus agendas siempre tenían previstos al menos un par de desplazamientos o tres, dependiendo de los rivales, y el grupo donde se estuviera encuadrado.

Estas peñas estuvieron muy activas hasta la temporada 1970/71. presidia al equipo el doctor D. Oswaldo Delgado Schwartz, que con el entrenador Julio Vilariño se perdía la categoría de bronce, -grupo IV de 3ª D.- el objetivo era retornar a ella lo antes posible, pero … se falló en el intento después de caer en la promoción de ascenso anta el Lemos CF. en 1972. A raíz del ‘varapalo’ la afición se volvió a enfriar con el equipo en regional y las peñas se aletargaron durante un largo y tortuoso periodo de tiempo.

Pasado ya el ecuador de los años 80, recuerdo que desde la revista oficial del club, que quien escribe tenia a bien dirigir, hacia un llamamiento a la afición en este sentido, y en 1988 se creaba la primera peña en esta nueva etapa ya por los años del M.C.P.

Se legalizó un año después, estoy haciendo referencia de la peña ‘Pecholata’ que desde el principio pasó a presidir D. Carlos Pajuelo Pinilla. La sede tenía su ubicación en la barrida de San Juan para ser más exactos.

Por aquellos años solía recordar con frecuencia (tal y como reflejo en la presentación)que en nuestra Emérita Augusta tenían representación peñistica todos los grandes de nuestro futbol de la máxima categoría y que me parecía muy bien, pero que éramos el Mérida y que nadie vendría a sacarnos las castañas del fuego, que seriamos nosotros quien teníamos que sacar esto adelante y remar todos en la misma dirección. –desde el ascenso a 2ª B. tenía la corazonada de que aquel M.C.P. haría historia-.

Está escrito: dejaba caer, y, ’Lo mismo en unos años tendrán que venir a Mérida los seguidores y peñistas de nuestra élite futbolística’

Los sueños en ocasiones se cumplen, y un 27 de mayo del 95, nuestro equipo tocaba el cielo de la primera división. Años donde la ilusión se palpaba en el aficionado

El ambiente se empezó a calentar con una gran directiva y un Pepe Fouto, que vivía el futbol y el Mérida a tope. Se empezaron a traer muy buenos jugadores y el campo se comenzó a llenar de una afición ilusionada y que crecía día a día.
Cronológicamente aparecían los ‘Tankes’ que comandaba Félix González Pasos Q.E.P.D. oficialmente como peña consta desde 1990, ya legalmente organizados y con estatutos incluidos. Eran un número cercano a los 40 miembros y siendo el bar Cibeles su punto de encuentro. El tiempo pasa muy rápido pero recuerdo al detalle que con motivo de su legalización el directivo D. Luis Donoso Hurtado me acercó a las oficinas del club en aquellos momentos en la c/ Arzobispo de Maussona, al amigo Félix para que lo entrevistara y me diera cuenta de cómo estaba llevando toda la cuestión.

Es cierto que los ‘Tankes’ ya existían con anterioridad, pero no oficialmente.

Después en 1992, con el equipo en la categoría de plata es cuando aparece en escena ‘Legiones Sur’ como resultado de la unión entre ‘Tankes Mérida’, ‘Escuadra Blanquinegra’ y ‘Piratas Romanos’.

La peña ‘Café Camelo’ está en la misma franja que las anteriores. Fundada en 1990 con D. Miguel Galán Morales en la presidencia. Este aficionado natural de Torremejías se vino a vivir aquí a Mérida en 1984, si bien, desde mucho antes ya era un fiel seguidor del equipo romano. La mayoría de sus componentes eran vecinos de María Auxiliadora.

Coincidiendo con el debut del M.C.P. en 2ª ‘A’. Tda 1991/92. y la llegada de un portero que aquí relanzó su carrera como fue Santi Cañizares, se inauguraba una peña con su nombre en la barriada Zona Sur con D. Fernando Garrido Flecha como ideólogo visible, que sin dudas tuvo buen olfato para elegir a ‘Cañete’ ya que después se convirtió en el futbolista con mejor palmarés futbolístico en la historia del club.

Y es a raíz del ascenso del primer club extremeño a la categoría de oro en 1995, cuando las peñas del M.C.P. comenzaron a incrementarse de manera exponencial tanto en nuestra región como en muchos puntos del territorio nacional donde la emigración extremeña históricamente ha estado más arraigada.

Se pasaron a contar con una decena de peñas locales donde hay que incluir ya a ‘La muralla romana Monreal’. ‘Sección Toribio’ y ‘Correcaminos Quique Martin’.

Y lo más significativo es que en la provincia de Badajoz se contabilizaban hasta 32. en la de Cáceres 10. en Cataluña 4. en Madrid 2. que junto a Valencia, Guipúzcoa, Logroño, Vitoria y Mallorca se completaba la cifra de 63 peñas, que tal y como sucedió en Almendralejo se subieron al carro de los éxitos hasta que se pincharon las ruedas y ‘hasta luego Romanos’. Fue bonito mientras duró, y nosotros unos privilegiados que lo vivimos para poderlo contar.

Y dudo que se vuelva a repetir la historia en nuestra ciudad observando al heredero actual desde las catacumbas de una cuarta categoría del futbol nacional.

Esto mirando tras la óptica de las luces, ya que también hubo sombras, como fue la desaparición del equipo original.

About MéridaComarca

Toda la información relacionada con Mérida y su Comarca

View all posts by MéridaComarca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.